LA OFENSIVA TERRORISTA

La detención del etarra Olaitz aborta la reconstitución del 'comando Nafarroa'

Identificado como Iñigo Vallejo el etarra huido tras el tiroteo de ayer en Pamplona.- El huido llevaba una bomba lapa en la mochila

La detención ayer en Pamplona del etarra Jorge Olaitz ha permitido a la Guardia Civil abortar la reconstrucción del comando Nafarroa de ETA, un grupo integrado por liberados, terroristas a sueldo de la organización, que tenía su centro de operaciones en la capital navarra.

Mientras, se ha identificado ya al presunto etarra que anoche consiguió huir tras el tiroteo que concluyó con la detención de Olaitz. Se trata de Iñigo Vallejo Franco, vizcaíno nacido en mayo de 1976, que tiene antecedentes por acciones de kale borroka. El ministro de Interior, Mariano Rajoy, ha informado esta mañana que Vallejo llevaba una bomba lapa en su mochila en el momento de su huida.

Más información
La Ertzaintza identifica a los asesinos de los dos agentes en Beasain
El 'comando Nafarroa', desarticulado seis veces
Detenido en Francia el jefe del 'aparato logístico' de ETA
La policía francesa detiene al etarra Vicente Goikoetxea, 'mano derecha' de Antza
El juez encarcela al etarra que expulsó México, tras admitir todas las acusaciones
Tema:: La ofensiva terrorista

A estas horas la Guardia Civil mantiene abierto el dispositivo montado anoche para dar con el paradero de Vallejo, después de que éste consiguiera huir de Pamplona con un coche secuestrado en el barrio de San Jorge y con el que llegó hasta la localidad de Echarren, a 20 kilómetros de la capital navarra. Vallejo Franco tiene pendiente una condena de 17 años de prisión por la quema de un autobús urbano en la localidad vizcaína de Basauri.

Fue en Echarren donde el presunto etarra abandonó el vehículo, un Peugeot 205, y a la mujer que lo ocupaba, cuya identidad no ha sido facilitada, aunque sí se confirmó que no sufrió ningún tipo de daño personal.

La mujer dio aviso a las Fuerzas de Seguridad desde una gasolinera del lugar hasta el que habían llegado en la huida y a partir de ese momento los agentes desplegaron un operativo que todavía se mantiene para intentar localizar a Vallejo Franco.

Jorge Olaitz, detenido anoche en el barrio pamplonés de San Jorge, ha sido trasladado esta madrugada a la Dirección General de la Guardia Civil desde donde será puesto a disposición de la Audiencia Nacional.

Olaitz era buscado desde el pasado año cuando presuntamente intentó asesinar a un ex concejal de UPN en la capital navarra, atentado que frustró la Policía Nacional en una operación en la que consiguió detener a Iñaki Beaumont. Ambos formaban, supuestamente, el comando Amaiur hace un año.

Disparos y persecución

El tiroteo entre miembros de la Guardia Civil y dos presuntos terroristas se registró sobre las 20.15 horas a la altura del número 3 de la calle Doctor Galán, en el barrio pamplonés de San Jorge y muy cerca de la estación de Renfe.

Los agentes de la Guardia Civil, que realizaban un control de identificación rutinario en las proximidades de la estación de autobuses, sospecharon de estas dos personas, a las que siguieron durante unos 15 minutos hasta las cercanías de la estación de trenes.

En la calle Doctor Galán, los presuntos miembros de ETA se dieron cuenta de que estaban siendo seguidos, por lo que abrieron fuego contra los agentes sin herir a nadie.

Imagen del etarra Jorge Olaitz Rodríguez.
Imagen del etarra Jorge Olaitz Rodríguez.
Iñigo Vallejo Franco.
Iñigo Vallejo Franco.
Control policial en Pamplona.
Control policial en Pamplona.AP

El 'comando Amaiur'

El comando Amaiur se constituyó después de que Beaumont y Olaiz, ambos con antecedentes por actos de violencia callejera, mantuvieran una cita en Francia con el dirigente de ETA Francisco Javier García Gaztelu, Txapote, que les dio instrucciones para realizar atentados.

Los presuntos miembros del comando Amaiur recibieron una instrucción "somera" sobre el uso de las pistolas y posteriormente les fueron entregadas dos armas con munición. Una de estas pistolas, una Sig Sauer, fue intervenida a Beaumont en el momento de su arresto.

Los activistas recibieron instrucciones para que ellos mismos buscasen las informaciones sobre los objetivos contra los que debían atentar. La policía, a raíz del arresto de Iñaki Beaumont, descubrió que los presuntos activistas habían reunido datos sobre cinco concejales y un parlamentario foral, miembros del Partido Socialista de Navarra y de UPN, con vistas a preparar posibles atentados contra ellos.

Tres días después del arresto de Beaumont y de la fuga de Olaitz, los dos tenían que haber sido juzgados en la Audiencia de Pamplona, junto con otras seis personas, por protagonizar desórdenes públicos durante la procesión de San Saturnino de 1999 en las que insultaron a los concejales del Ayuntamiento llamándoles "carceleros".

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS