El Gobierno balear descarta construir las autopistas y autovías previstas

Las autopistas y las autovías son como anatemas para el Gobierno de izquierdas y nacionalista de las islas Baleares, que ayer oficializó este rechazo formal modificando el Plan Director sectorial de carreteras, que fue aprobado en 1998, en la época de hegemonía del PP. Así se descarta la prolongación de la autovía central Palma-Inca hasta Alcudia; la construcción de una nueva Llucmajor-Campos-Felanitx-Manacor, la 'vía de gran capacidad' entre Palma y Manacor y la continuación de la autopista de Palma-Calvià hasta Andratx.

Las rectificaciones del plan, de manera expresa, 'excluyen totalmente' o 'suprimen la solución' de las autopistas y de las rutas con tres carriles, según dijo el consejero portavoz Antoni Garcías, e incluyen el desdoblamiento de las actuales calzadas, sin que la vía resultante se asemeje a las características planificadas en las autopistas o autovías. Al integrar una red cerrada, todas las carreteras de Baleares son de titularidad autonómica y su competencia y gestión se transferirá desde el Gobierno balear a los consejos insulares.

La decisión política de rechazo adoptada, al cumplirse la mitad de la legislatura, se razona en la pretensión de lograr un modelo sostenible de desarrollo, organización territorial y agrícola, en consonancia con la mayoría progresista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 20 de abril de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50