Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ERKKI LIIKANEN | COMISARIO EUROPEO DE EMPRESA

'La idea de que haya un único regulador europeo es irreal'

El finlandés Erkki Liikanen es responsable de Empresa y Sociedad de la Información de la UE desde 1999. Está convencido de que aún queda mucho por la liberalización del sector de telecomunicaciones en Europa para que ésta pueda algún día estar a la altura o incluso superar a EE UU en tecnologías de la información. Llegó a España en medio de una fuerte polémica entre los operadores de UMTS y el Gobierno y quejas de las nuevas compañías por falta de competencia.

Pregunta. El Ejecutivo español ha impuesto una tasa radioeléctrica a los operadores de UMTS y éstos no quieren pagarla. ¿Quién tiene la razón?

Respuesta. En el caso de las licencias de telefonía de tercera generación no tenemos normas de dimensión europea. Lo que la ley dice es que cada Estado miembro puede decidir qué hacen. La concesión de licencias ha sido por subasta en algunos casos, como el Reino Unido o Alemania, y por concurso, como sucedió en España, que por otra parte fue la primera en conceder estas licencias. No obstante, nosotros debemos estudiar estos casos. No podemos interferir en el método elegido para conceder las licencias, pero sí en lo que sigue después, es decir si hay discriminación o no con los operadores y si las condiciones de la concesión han sido claras o no. Pero estamos estudiando estos casos, y en particular el español, y no quiero adoptar ninguna posición hasta que el estudio esté concluido.

P. ¿Están investigando la denuncia de Amena contra la tasa?

R. No voy a hacer ningún comentario sobre una compañía en especial, pero déjeme decirle que el caso español no es el único, hay otros, y no haré comentarios hasta que las investigaciones concluyan.

P. ¿Puede decir al menos si la tasa por el uso del espacio radioeléctrico es acorde con lo que la UE desea para su mercado de telecomunicaciones?

R. Las tasas son una prerrogativa de cada Gobierno, sólo hay ciertos elementos en las directivas europeas que pueden hacerla compatible o no, pero está en estudio y aún no hemos concluido.

P. ¿Cuándo van a concluir estas investigaciones?

R. No tenemos una fecha para hacerlo, hay muchos temas que estudiar... Pero espero poder contestar dentro de cuatro semanas más o menos.

P. El Gobierno español autorizó la semana pasada a Telefónica un incremento de la tarifa de conexión para compensar el desequilibrio entre las tarifas de las llamadas locales e internacionales. ¿Cree que con esta medida se zanja el problema?

R. Su pregunta está justificada pero para mí es imposible contestar antes de analizar la situación cuidadosamente...

P. ¿Qué hará la UE para abordar, por ejemplo, el alto coste de llamar de un teléfono fijo a un móvil?

R. La clave es la competencia en los mercados y la Comisión interferirá si detecta que no hay suficiente competencia, pero aún debemos estudiar los diferentes casos...

P. Pero, ¿cuántas cosas tienen que estudiar?

R. Sí, sí, sí, ya sé lo que quiere decir. Pero comprenda, hay 15 miembros y no siempre actuamos conjuntamente. ¿Qué le puedo decir? La Comisión tiene posiciones claras y poco a poco iremos dándoles forma. Una de ellas, por ejemplo, ha sido liberalizar las llamadas locales desde el 1 de enero pasado, pero somos conscientes de que se necesita una mayor liberalización de los mercados y hay varias resoluciones en curso para abrir más los mercados de banda ancha por cable, por tecnología LMDS . También las autoridades de cada país deben hallar vías para liberalizar más los mercados donde actúan.

P. ¿La abolición del monopolio en llamadas locales será suficiente para abrir un mercado en el que empresas como Telefónica, Telecom Italia o France Télécom aún tienen una posición dominante?

R. La directiva es fuerte y es ley aplicable en todos los Estados miembros. Cualquier operador tiene el derecho a recurrirla a un tribunal nacional, pero la directiva es legalmente contundente. Todo es terreno nuevo, así que debemos movernos con cautela para no sufrir reveses legales. La directiva no es el paso final pero es uno importante.

P. Algunos operadores de cable han expresado quejas contra el Gobierno español por los obstáculos que hallan para desarrollar su negocio ¿Qué hará la UE respecto a estas quejas?

R. No tengo una queja formal sobre ese asunto por ahora.

P. ¿Que haría si se presentase una queja formal?

R. Bueno, depende desde que ángulo se presente. Si hay una interferencia con la competencia, entonces actuaremos. La Comisión quiere la mayor competencia en el mercado de telecomunicaciones porque creemos que es la mejor vía para que el sector se desarrolle y todos los ciudadanos de la UE tengan acceso a tecnología lo más avanzada posible. Internet, televisión digital, comunicación por banda ancha...

P. A propósito de las nuevas tecnologías, ¿cree que la caída de los valores tecnológicos tendrá un impacto negativo en el entusiasmo de la gente?

R. En el entusiasmo de los europeos no, pero sí habrá un impacto negativo en muchos emprendedores que se lo piensen muy bien antes de hacer un gran inversión en el sector. El gran desafío europeo en Internet serán los contenidos, nunca habrá una gran penetración de Internet si no se crean contenidos en los idiomas propios de cada país.

P. ¿Cómo se propone la UE estimular el uso de Internet y las nuevas tecnologías?

R. Fundamentalmente continuando con la liberalización de los mercados para que los precios bajen y con la educación, conectando las escuelas a la Red.

P. ¿Sería positivo para Europa tener un único regulador del mercado de las comunicaciones?

R. Intelectualmente es una idea atractiva, pero es irreal la posibilidad. Lo que necesitamos es un equilibrio entre unas autoridades nacionales completamente independientes y las instituciones europeas, por eso creemos que la solución está en que haya consultas obligadas entre las autoridades nacionales y la Comisión. Si la autoridad nacional toma una decisión contraria a la legislación comunitaria, entonces la Comisión podrá requerirle que rectifique. Aún no hemos logrado que las cosas funcionen de este modo.

P. ¿Pero no cree que en un sector que se mueve tan rápido todo este sistema corre el riesgo de estar siempre por detrás?

R. No, porque hemos fijado plazos estrictos, hay sólo un mes para que la Comisión dictamine y un mes tiene la autoridad nacional para responder.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de abril de 2001