Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo plan prevé que el maltrato sea causa de divorcio y de retirada de armas

El Instituto de la Mujer discute hoy el borrador con las comunidades autónomas

Según Dávila, sólo cinco comunidades autónomas han enviado propuestas para incluir en el plan, cuyo presupuesto no está cerrado. Las gobernadas por el PSOE argumentan que la lucha contra la violencia doméstica debe articularse mediante una ley integral que lleve aparejada una partida en los Presupuestos Generales del Estado. 'Es la única manera de garantizar una acción coordinada de todas las instituciones frente a los malos tratos', sostiene la secretaria de Igualdad del PSOE, Micaela Navarro.

También la Asociación de Mujeres Juristas Themis y la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas son partidarias del rango de ley. Dávila lo descarta: 'No ganaríamos eficacia. Lo que hace falta es aumentar la coordinación entre todas las instancias implicadas'.

El borrador del II Plan Integral contra la Violencia Doméstica incluye medidas preventivas, legislativas y asistenciales. Entre ellas destacan las siguientes:

- Causa de divorcio inmediato. El plan prevé modificar los artículos 82 y 86 del Código Civil 'para incluir como causa de separación o divorcio inmediato la condena por comisión de un delito o falta por malos tratos'. Además, los Juzgados de Guardia podrán dictar medidas provisionalísimas en caso de separación o divorcio para hacer efectiva la separación de hecho.

- Inhabilitación paterna. El proyecto prevé incorporar al artículo 153 del Código Penal 'la pena de inhabilitación especial para el ejercicio de la patria potestad, tutela, curatela , guarda o acogimiento en los casos de violencia física o psíquica cuando el interés del menor lo aconseje'.

- Trabajo por multas. El plan propone que no se apliquen multas a los agresores y que esa pena se sustituya por trabajos en beneficio de la comunidad.

- Lugares prohibidos. Se propone modificar el Código Penal para que se condicione la concesión de la suspensión en la ejecución de la pena al cumplimiento de condiciones como la prohibición de acudir a determinados lugares o la obligación de comparecer ante el juez para informar de sus actividades.

- Sin armas. Se retirará la tenencia y el permiso de armas al agresor desde el momento en el que su víctima presente denuncia por malos tratos.

- Abandono del domicilio. El borrador prevé que las fiscalías impulsen, como medida cautelar, el abandono inmediato del domicilio conyugal por parte del agresor.

- Juicios rápidos. Se busca agilizar los procedimientos penales. También se propone al Consejo General del Poder Judicial que la instrucción de las causas por delitos y faltas de violencia doméstica se atribuya a un solo juzgado de instrucción. El plan propone mayor coordinación entre la vía civil y la penal.

- Puntos de encuentro. Está previsto crear lugares donde los menores reciban la visita de sus padres en los casos de separación y divorcio con antecedentes de violencia doméstica.

- Sistemas de alarma. Un sistema policial de control a distancia con dispositivos electrónicos permitirá 'la rápida localización y auxilio de las víctimas de la violencia'

- Más centros de emergencia. La instalación de centros de emergencia y pisos tutelados donde puedan refugiarse las mujeres agredidas tendrá prioridad. Se impulsarán los programas de capacitación profesional para que las víctimas puedan incorporarse al mundo laboral.

- Mediación familiar. Entre las medidas preventivas figura la intervención de servicios de mediación familiar en situaciones de separación o divorcio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de abril de 2001