Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Turquía, India y Marruecos compran el 28% de las armas que vende España

La UE insta a no vender armamento a países con conflictos internos

Turquía, India y Marruecos, tres países que mantienen conflictos latentes (en el Kurdistán, Cachemira y Sahara, respectivamente), se han convertido en los principales clientes de la industria militar española, inmediatamente después de EE UU y Reino Unido. Estos tres países absorbieron el 28% de las exportaciones de armas españolas en el primer semestre de 2000, que ascendieron a 15.777 millones de pesetas, según el último informe remitido al Congreso por la Secretaría de Estado de Comercio.

El secretario de Estado de Comercio, Juan Costa, comparecerá hoy ante la Comisión de Defensa del Congreso para informar sobre las exportaciones de armas españolas y su adecuación al Código de Conducta de la Unión Europea y a los restantes compromisos internacionales. Sin embargo, las útlimas estadísticas oficiales de Comercio evidencian que el Gobierno español hace una interpretación laxa de estos compromisos. Es bastante discutible que Turquía (a la que se han vendido armas por valor de 1.781,7 millones de pesetas en el primer semestre de 2000), India (1.419) y Marruecos (1.202,6) cumplan tres de los 'ocho criterios comunes que deben respetar todas las exportaciones de armas de la UE', según el documento de Comercio. Se trata de los referidos a la 'situación interna del país de destino, en términos de la existencia de tensiones o conflictos internos'; el 'mantenimiento de la paz, la seguridad y la estabilidad regionales'; y el 'respeto a los derechos humanos en el país de destino final'.

Turquía, uno de los mejores clientes de la industria militar española, ya fue en 1999 su primer comprador, con 5.144 millones; mientras que Marruecos, que realizó fuertes pedidos en los años ochenta, está volviendo a serlo, con 997,3 millones en 1999 y 1.202 entre enero y junio de 2000. India, por el contrario, está emergiendo con un nuevo mercado de las empresas españolas de Defensa y no hay información sobre el tipo de producto que compra.

El último informe de Comercio ratifica que las exportaciones españolas de armamento y material de doble uso (civil y militar), que sufrieron una fuerte caída en la primera mitad de la pasada década, experimentan una 'moderada tendencia alcista'. En el primer semestre de 2.000, las ventas de armas ascendieron a 15.700 millones de pesetas, lo que hace suponer a Comercio que se 'superarán ampliamente' los 23.524 millones de todo 1999.

De su lado, las ventas de productos de doble uso, que sumaron 28.492 millones hasta julio de 2000, experimentan también un 'crecimiento sostenido', por lo que se espera superar los 54,530 de 1999.

España ha declarado a la UE que emitió 2.305 licencias para exportar armas en 1999, por sólo cuatro denegadas.

Las estadísticas de Comercio no recogen los 11.500 proyectiles, por valor de 182 millones de pesetas, vendidos el año pasado a Guinea Ecuatorial, un país que obviamente no cumple el Código de Conducta de la UE, según han denunciado las cuatro ONG que promueven la campaña Adios a las armas. Dichas ONG reclaman al Gobierno español que adopte una política activa y firme en favor del control y la transparencia en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio Ilícito de Armas Ligeras, que se celebrará en Nueva York en julio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de abril de 2001