Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La opinión del profesorado

En el suplemento de Educación de EL PAÍS del día 11 de marzo apareció una encuesta cuyas dos primeras cuestiones hacían referencia a la viabilidad de la implantación de tres vías diferentes en el segundo ciclo de la Educación Secundaria Obligatoria (tercero y cuarto de ESO): una vía orientada a alumnos que continuarían estudios de bachillerato; una segunda vía para alumnos que, una vez terminado el ciclo, quisieran acceder a módulos de capacitación profesional; y una tercera vía para aquellos alumnos que presentaban dificultades de aprendizaje y estaría orientada a la consecución del título de Educación Secundaria,

Consultados sindicatos y asociaciones de padres y alumnos, casi todos, aunque con matices, estaban de acuerdo en afirmar que estas tres vías constituirían un motivo de discriminación que el actual sistema educativo trataba de paliar. Abogaban, eso sí, porque los centros contaran con una mayor dotación de recursos humanos para atender a la diversidad.

Pues bien, yo me pregunto: ¿dónde está la opinión del profesorado? ¿Acaso los sindicatos mayoritarios pueden ser representantes del sentir general de los centros educativos? ¿Por qué no se nos consulta a aquellos que día a día estamos 'a pie de obra' trabajando con los alumnos? Imagínense ustedes que el diagnóstico de un enfermo recayera en el propio enfermo y sus familiares y no en el médico que lo atiende. Y es que todo el mundo parece saber más de educación que los propios educadores.

Es más, en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha las autoridades educativas, cuya máxima aspiración, dicen, es ofrecer una enseñanza de calidad, firman un decreto de plantilla para profesores de secundaria que amortiza (léase, suprimir de forma encubierta) 70 plazas sólo en la provincia de Albacete. ¿A quién interesa realmente lo que está pasando en los institutos? ¿O es que lo que verdaderamente importa es editar espléndidas revistas, a cargo del contribuyente, para incidir en la calidad de un sistema educativo cada vez más devaluado por la gestión mercantilista de sus administradores?-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de marzo de 2001