Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uno de cada siete catalanes declara haber sido víctima de un delito en un año

Sólo el 43% de las víctimas presentan denuncia

Las mitad de los delitos a que se refieren las víctimas están relacionados con su vehículo y casi el 25% afecta a su seguridad personal. El perfil de la víctima más frecuente es el de un hombre joven, ocupado, con estudios secundarios o universitarios, y nivel elevado de renta. 'La delincuencia también tiene su lógica, y es más rentable robar a los ricos que a los pobres', indicó ayer Juli Sabaté, de la Universidad de Barcelona, que ha colaborado en la encuesta junto con el Instituto de Estadística de Cataluña.

El consejero de Interior, Xavier Pomés, anunció durante la presentación del estudio que la próxima semana se comunicarán las 'medidas de choque' que se adoptarán para frenar el alto índice de personas que padecen delitos en las comarcas del Camp de Tarragona (Tarragonès, Baix Penedès, Priorat, Conca de Barberà, Alt y Baix Camp). Pomés achacó el elevado índice de inseguridad en esta zona, que calificó de 'preocupante', a su alta densidad de población, las desigualdades económicas, la concentración de industrias y el turismo.

Tras esta región, el número más alto de personas que aseguran haber sufrido algún delito en 1999 se concentra en el área metropolitana de Barcelona, con un 14,%. Les siguen los habitantes de las tierras del Ebro, con un 12,4%. Las comarcas de Ponent y las de Girona tienen un índice de 'victimización'de un 13% y un 12% respectivamente. Las zonas con menor incidencia son las comarcas centrales, con un 9,7%, y el Pirineo Occidental, con un 8,2%, menos de la mitad que el Camp de Tarragona.

El índice global en toda Cataluña es de un 13,6%. En opinión de Pomés, la cifra 'es estable y más que aceptable si se compara las europeas'. La encuesta revela que sólo el 43% de las personas que sufren delito lo denuncian. Los autores del estudio consideran que este porcentaje es también 'normal o incluso alto si se compara con Estados Unidos, donde más del 60% de los delitos no son denunciados'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de marzo de 2001