Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los grandes hoteles, en contra de la tasa que planea el Ayuntamiento

Los grandes hoteles de Barcelona están en contra de la tasa de un euro (166,38 pesetas) diario por pernoctar en la ciudad que planea implantar el Ayuntamiento. Ayer, en uno de los almuerzos a los que asisten periódicamente los directores generales de los grandes hoteles, se discutió la posible implantación de la tasa.

Los hoteleros creen que la tasa representa un nuevo impuesto genérico y argumentan que sólo sería aceptable si se 'tratara de una contribución finalista a efectos de disponer de fondos para abordar algún tipo de infraestructura, entendiendo que, una vez cumplido su cometido, el arbitrio desapareciera', según dijo uno de los asistentes al almuerzo.

Esta opinión es, en síntesis, la que manifestó el Gremio de Hoteleros de Barcelona en una reunión celebrada el pasado mes de junio con representantes del Ayuntamiento y la Generalitat. El Ejecutivo autónomo aprovechó entonces para manifestarse en contra de la tasa y fue precisamente el consejero de Medio Ambiente, Felip Puig, quien más criticó la medida, insistiendo en que resultaría artificial y perjudicaría al sector turístico.

Desde entonces, Puig no ha perdido ocasión para pedir un redefinición del sistema fiscal con el fin de justificar tributos ecológicos derivados de la polución industrial -con el canon de saneamiento de aguas como emblema- en vez de pensar en políticas ambientales más genéricas, como la que exige la enorme afluencia de visitantes a Barcelona.

La tasa que se propone implantar el alcalde de Barcelona, Joan Clos, es muy similar a la que se aplica en Nueva York, donde las pernoctaciones están gravadas con dos dólares por noche. Nueva York compensa por esta vía los gastos que genera a las arcas municipales la masiva presencia de turistas en la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de marzo de 2001