Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una anciana muere en un geriátrico de Figueres por intoxicación alimentaria

Otros tres residentes permanecen ingresados en un centro sanitario

La delegación de Sanidad de la Generalitat en Girona ha abierto una investigación epidemiológica destinada a aclarar el caso, aunque la relación entre el puré que se sirvió a algunos residentes y la intoxicación fue calificada ayer de 'evidente' por Sanidad. Técnicos de la delegación encuestaron ayer a la mayoría de los afectados para confirmar sus sospechas sobre el origen del brote. También fueron inspeccionadas las zonas de elaboración de comidas para tomar medidas preventivas y evitar la aparición de nuevos casos.

La residencia Els Arcs de Figueres depende del Departamento de Bienestar Social. El centro, con un censo de 84 ancianos residentes permanentes y una decena de diurnos, cocina en sus propias dependencias todas las comidas que se sirven a los internos del geriátrico.

Los primeros síntomas de la intoxicación empezaron a manifestarse durante la madrugada del pasado jueves, en la que una veintena de ancianos sufrieron fuertes diarreas y vómitos. En ningún caso se detectó fiebre.

Evolución favorable

De las cuatro personas que fueron ingresadas en el Hospital de Figueres ante la gravedad de su estado, una anciana de 92 años, vecina de Barcelona y con 'antecedentes patológicos graves', según los técnicos de Sanidad, falleció a las cuatro de la madrugada del viernes.

El director médico del Hospital de Figueres, Àngel Gómez, explicó ayer que los tres ancianos hospitalizados posteriormente, dos mujeres de 90 y 76 años, y un hombre de 67, permanecen en el servicio de medicina interna con gastroenteritis aguda, síntomas de diarreas, malestar general e incipientes signos de deshidratación, aunque con un pronóstico menos grave que el de la anciana que falleció.

Los 21 internos que no precisaron ser ingresados evolucionan favorablemente de sus molestias intestinales. Los ancianos con síntomas más severos han recibido suero y los otros están siguiendo una dieta para regular sus funciones digestivas.

La circunstancia de que el foco infeccioso se originase supuestamente en el alimento triturado ha motivado que sean precisamente los internos de mayor edad y con una salud más precaria los que se hayan visto afectados, tal y como ha sucedido con la mujer fallecida. El delegado de Sanidad en Girona, Joaquim Casanovas, explicó ayer que la intoxicación no habría tenido las mismas fatales consecuencias si hubiera afectado a personas jóvenes y sanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de marzo de 2001