Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rauxa vuelve a perder un concurso para gestionar dos comedores sociales

La entidad denuncia al Ayuntamiento por 'tergiversar' su proyecto

Las relaciones entre el Ayuntamiento de Barcelona y la asociación Rauxa vuelven a ser tensas. La entidad, dedicada a la rehabilitación de personas alcohólicas sin techo, casi había olvidado ya que en 1999, por carecer de un documento empresarial, perdió la adjudicación del comedor social del Clot pese a presentar el mejor proyecto. Rauxa revive ahora aquel momento amargo al quedar descartada, 'injustamente' según ella, en un concurso para gestionar dos comedores sociales. La entidad ha impugnado el concurso ante los tribunales.

Rauxa lamenta que la adjudicataria de los comedores sociales de Navas y Paral.lel haya sido, por segunda vez consecutiva, una empresa multinacional (Eurest) 'con ánimo de lucro'. La directora de Rauxa, la doctora Maria Luisa Marín, considera que las razones por las que se ha descartado a la cooperativa son 'arbitrarias e injustas', por lo que ha impugnado el concurso por la vía de lo contencioso administrativo. El Ayuntamiento, por su parte, defiende la 'transparencia' en la evaluación del concurso y asegura que la corrección de las puntuaciones ha sido confirmada por una auditoría externa.

El amplio apoyo social de que gozó Rauxa cuando perdió la gestión del comedor del Clot propició que la concejal de Bienestar Social del Ayuntamiento de Barcelona, Núria Carrera, intentara sellar la paz con la entidad en mayo del año pasado ofreciéndole una subvención para abrir La Terrasseta, el primer comedor social que servía cenas a las personas necesitadas de la ciudad.

Maria Luisa Marín se pregunta ahora por qué, después de aquel gesto de acercamiento, el Ayuntamiento 'comete por segunda vez el mismo atropello'. 'El dinero público debería destinarse a empresas de reinserción social, no a aumentar las arcas de multinacionales sin objetivos sociales', afirma Marín.

Rauxa lamenta que no se haya tenido en cuenta que su oferta económica para gestionar los comedores sociales de Navas y Paralelo fuera 23 millones más barata que la de la empresa ganadora. Fuentes del Ayuntamiento reconocen que la cooperativa presentaba la mejor oferta económica, pero añaden que desde el punto de vista técnico 'era el proyecto más débil, con diferencia, de los tres que se presentaron'. Las mismas fuentes reconocieron la tarea social de Rauxa en la rehabilitación de alcohólicos sin techo, pero señalaron que para gestionar unos comedores sociales como los de Navas y Paralelo, 'con un volumen muy importante de comidas', el proyecto de la asociación no reunía las condiciones exigidas, entre ellas las de referidas 'a la preparación de los alimentos, a las garantías de calidad alimentaria y a la formación de personas que manipulan los alimentos'. Maria Luisa Marín mantiene, por su parte, que el Ayuntamiento pretendía desde el primer momento favorecer a la empresa multinacional que ha ganado el concurso y añade que ha puntuado 'a la baja' el proyecto de Rauxa, 'tergiversándolo' en algunos de sus puntos.

'El Ayuntamiento argumenta, por ejemplo, que en nuestro proyecto no consta referencia alguna al apoyo logístico y la dirección global de la gestión, o que no se especifica el horario del personal, lo que es absolutamente falso', señala Marín.

Parte de los trabajadores de Rauxa son alcohólicos rehabilitados o en vías de rehabilitación, que, según la directora de la entidad, 'tienen una buena cualificación profesional y desarrollan un buen trabajo una vez iniciado el tratamiento'. Estas personas, según la doctora, se convierten en un ejemplo de integración para quienes acuden a los comedores sociales con graves problemas de desestructuración social y marginación, y a menudo víctimas del alcoholismo. Esta tarea social, según Marín, no puede ejercerla una empresa con ánimo de lucro como la que ha ganado el concurso. '¿Qué beneficios obtiene nuestra sociedad de esta decisión?', pregunta Marín.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de marzo de 2001