Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
UNIVERSIDAD | DISCREPANCIAS ENTRE RECTORES Y PRESIDENTES DE LOS CONSEJOS

Las universidades se oponen al proyecto de ley de consejos sociales del Consell, salvo Elche

El responsable autonómico de Educación, Manuel Tarancón, anunció anoche, al término de uno de los más largos y tensos debates que se recuerde en el Consejo Interuniversitario valenciano, que el Consell seguirá adelante con la tramitación del borrador de anteproyecto de ley de consejos sociales. Todas las universidades, excepto la Miguel Hernández de Elche, pidieron 'retirar el proyecto' y 'aplazar el debate hasta conocer la reforma universitaria que prepara el Gobierno central'. 'No habrá otra reunión para debatir otro borrador', sentenció Tarancón al término.

La fractura entre los rectores y los presidentes de los respectivos consejos sociales universitarios -generada tras la decisión del Gobierno valenciano de reforzar el peso de los consejos sociales en la gestión universitaria mediante la aprobación de una ley que convierte a los consejos en potentes aparatos administrativos y de gestión paralelos a las juntas de gobierno universitarias- quedó patente anoche en la densa reunión del Consejo Interuniversitario autonómico. Mientras cuatro de los cinco rectores, con la excepción de Jesús Rodríguez Marín, presidente de la comisión provisional que gobierna la Universidad de Elche, pedían retirar el proyecto y 'aplazar el debate hasta conocer las directrices de la reforma universitaria que prepara el Gobierno central', los presidentes de los consejos sociales de las Universidades de Valencia, Castellón y Alicante defendieron la necesidad de seguir adelante con el consiguiente trámite jurídico y parlamentario para que la ley entre en las Cortes valencianas lo antes posible.

El consejero Tarancón aseguró anoche que la discusión del segundo borrador fue 'productiva', sugirió que se 'formalizarán por escrito algunas de las alegaciones' presentadas ayer, fundamentalmente, por rectores y sindicatos, pero precisó que no habrá una segunda reunión con las universidades. 'Cuando esté listo el anteproyecto se debatirá en las Cortes con los grupos parlamentarios, que son los representantes de la sociedad', subrayó.

Tarancón zanjó así la posibilidad de cualquier otra reunión para que los rectores, que se han opuesto tajantemente al proyecto, puedan intervenir en la redacción final. El rector de la Universidad de Valencia, Pedro Ruiz, visiblemente molesto, se mostró convencido de que 'no se va a producir ningún mecanismo de revisión' del segundo borrador presentado por el Consell, que viene ya con el aval a pie de texto del presidente Eduardo Zaplana. 'Por tanto, no sabemos qué efecto tendrán las alegaciones de hoy [por ayer] en el tercer borrador, pero no podemos ser muy optimistas, en vista de que la mayoría de las alegaciones que aportamos las universidades la semana pasada no fueron tomadas en cuenta'.

La ausencia de Rafael Ferrando, presidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) y también del consejo social de la Universidad Politécnica de Valencia (la tercera universidad española por el volumen de convenios de investigación), fue interpretada como la confirmación de la existencia de fisuras dentro de los propios órganos universitarios. Al parecer, Ferrando no está de acuerdo con el espíritu del texto.

En la línea del Gobierno central

'No sabemos si la reforma va a ser para mejorar la gestión de las universidades o para duplicar el mecanismo de información y supervisión que no conduce a nada', resumió el rector Pedro Ruiz, sobre la idea del Consell de convertir los consejos sociales en potentes 'aparatos administrativos' con un nivel de competencias que roza la inconstitucionalidad, según los informes elaborados por universidades y expertos en Derecho. El consejero Manuel Tarancón negó este extremo e insistió que sólo 'se busca implicar a la sociedad en la universidad'. Los rectores criticaron la nueva composición propuesta (30 miembros nombrados mayoritariamente por el Consell y entidades privadas) y también las nuevas competencias atribuidas (fijar las líneas presupuestarias, intervenir en la gestión universitaria) hasta conocer la reforma universitaria que prepara el Gobierno central para evitar contradicciones. Tarancón aseguró que no habrá ninguna, ya que, dijo, 'el Gobierno de la nación va en el mismo sentido que nosotros'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de marzo de 2001

Más información