ESPACIO

La economía de los Quince pone freno al proyecto Galileo

El sistema europeo de navegación por satélite pretende sustituir al de EE UU

Los ministros de Economía de la Unión Europea están cuestionando la financiación del sistema europeo de posicionamiento vía satélite Galileo, una constelación de al menos 30 satélites en órbita desfilante a 23.000 kilómetros de altura para la radionavegación. El coste total del proyecto se estima en 3.250 millones de euros y estaba previsto que empezara a ser operativo en 2008.

A la incapacidad de los dirigentes políticos europeos para dar un impulso definitivo al proyecto, a la falta de fondos provenientes del sector privado y a la hegemonía del sistema norteamericano GPS se le suman ahora los problemas de presupuestos que obligan al Ecofin a revisar sus prioridades.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE confirmaron en Niza que 'el despliegue de una constelación de satélites propia constituye una prioridad política'. Pero el Consejo de Ministros de Transportes no pudo adoptar una decisión para el desarrollo del sistema Galileo y ahora los ministros de Economía quieren analizar mañana sus aspectos financieros. 'No hay dinero para hacer un proyecto de tal dimensión', afirmó una fuente diplomática. 'Y además han surgido nuevas prioridades financieras', justificó, haciendo referencia al gasto que está originando la crisis de las vacas locas.

La coincidencia entre el desarrollo del sistema Galileo y el gasto para la PAC de la crisis de mercado originada por el problema de las vacas locas está en la cifra: superior a los 1.000 millones de euros respectivamente. 'El Ecofin está preocupado por las cifras que se manejan en Galileo', dijo una fuente comunitaria, 'pero la UE también tiene que preguntarse si es lógico y bueno que haya en el mundo un único sistema de navegación por satélite'.

La incapacidad de los Quince para tomar decisiones en apoyo al proyecto Galileo está impidiendo que la inversión privada llegue, como reconocieron las fuentes consultadas. 'Si no hay un impulso político en la Cumbre de Estocolmo (23-24 de marzo) al proyecto nunca llegará el dinero privado y el sistema morirá', advirtió. A todo esto se le suma que países como Reino Unido tienen un acceso superior al sistema GPS norteamericano que otros en la UE y el hecho de que su uso civil es gratuito. Además, Estados Unidos quiere permitir a todos los países europeos un nivel de acceso mayor en su área reservada para operaciones no civiles.

Como una constelación

La navegación por satélite a escala mundial está gestionada por dos sistema, el GPS y el Glonass ruso. La UE quiere tener su propio sistema antes de 2008 para terminar con esta dependencia tecnológica lanzando una constelación de al menos 30 satélites -en órbita desfilante a 23.000 kilómetros-, como ha hecho con Ariane y Airbus, y disponer de una importante baza en la competencia económica mundial.

Del coste total del proyecto Galileo, 1.100 millones de euros serían para el desarrollo (2001-2005), 2.150 millones de euros para el despliegue (2006-2007) y 220 millones de euros anuales para su explotación (2008), que se suman a los 80 millones de euros de la definición del sistema. Para conseguir estos fondos se pretende mezclar la iniciativa pública y la privada. El sector privado se prevé que pueda contribuir con 1.500 millones de euros a la financiación de la fase de despliegue.

La Comisión Europea estima que Galileo creará en la UE un mercado de equipos y servicios del orden de 80.000 millones de euros durante los primeros 15 años y generará 100.000 empleos en el sector. 'Este proyecto encaja perfectamente con los objetivos de la Cumbre de Lisboa para llegar a la Europa del conocimiento y estar a la altura de Estados Unidos en el ámbito de las nuevas tecnologías', dijo un diplomático.

Según estudios de la Comisión Europea, el pasado año el mercado europeo de navegación por satélite era de mil millones de euros, una cifra que dentro de cinco años se habrá multiplicado por seis. El progreso más espectacular se espera para el campo de los móviles.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS