Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia traslada de prisión al etarra Urrusolo por temor a una fuga

Oficialmente no se confirma ni se desmiente el descubrimiento de un plan de fuga. Las fuentes consultadas aducen 'medidas de precaución' adoptadas por la Administración penitenciaria ante 'ciertas informaciones' que apuntaban en esa dirección. Urrusolo lleva cuatro años encarcelado desde su captura, que se produjo en las cercanías de Burdeos. Las autoridades españolas le imputan hasta 18 asesinatos y dos secuestros, por los que tiene pendientes varios procesos de extradición.

ETA puede necesitar la recuperación de militantes experimentados, dado el creciente número de jefes de la organización que están siendo detenidos en Francia y la aparente imprudencia con que se comportan algunos de ellos. Que el jefe de los comandos operativos, Xabier García Gaztelu, Txapote, se arriesgara a una cita pública en la terraza de un café de Anglet con un ciudadano francés, también conocido por su vinculación a actividades de ETA, constituye un hecho de difícil explicación a tenor de las costumbres de una organización clandestina. Esa cita pública facilitó su detención.

La actitud mantenida por Urrusolo en sus comparecencias judiciales en París ha sido distinta de la que exhiben otros etarras, como José Javier Arizkuren, Kantauri; Juan Carlos Iglesias Chouzas, Gadafi, o Iñaki Gracia Arregi, Iñaki de Rentería. A diferencia de ellos, Urrusolo acepta el uso del francés para sus comparecencias, no exige un intérprete de euskera, no se niega a contestar al tribunal y no recurre a otras tácticas dilatorias habituales, como la negación de su identidad. Estas diferencias han alimentado especulaciones sobre Urrusolo, pero ninguna información solvente avala la hipótesis de que se haya separado de ETA.

Las autoridades francesas se muestran muy vigilantes tras la fuga consumada de Félix Alberto López de Lacalle, Mobutu, que escapó el 13 de noviembre de 2000 del hotel en que vivía, cuando estaba a la espera de su expulsión.

Por su parte, las ocho personas detenidas el pasado fin de semana por la Ertzaintza y la Guardia Civil en relación con el complejo Donosti de ETA prestarán mañana declaración ante la juez de la Audiencia Nacional Teresa Palacios. Según informaron fuentes jurídicas, comparecerán siete de los 13 detenidos por la Guardia Civil además de Eñaut Lerma Usabiaga, arrestado el domingo por la Ertzaintza y acusado de formar parte, junto a Iñigo Guridi Lasa y los huidos Asier Arzalluz y Aitor Agirrebarrena, del comando Ttotto, integrado en el complejo Donosti. Los detenidos por la Guardia Civil que declararán mañana son Edurne Velasco, Juan Manuel Zubillaga, Alberto Larrañaga, Miren Garbiñe Okariz, Paul Alexander Lizarribar y Leire Gallastegi. La juez ordenó el ingreso en prisión incondicional de Iñigo Guridi, detenido el pasado viernes por la Ertzaintza en Ordizia (Guipúzcoa) y al que imputa los asesinatos, a mediados de 2000, de José Luis López de Lacalle y de dos guardias civiles en Sallent de Gállego (Huesca).

La magistrada ordenó también el ingreso en prisión incondicional de tres de los detenidos por la Guardia Civil: Sendoa Etxaiz, Nerea Goikoetxea y Olatz Galarraga, estas dos últimas novias de Asier Arzalluz y Aitor Agirrebarrena, los dos presuntos miembros del comando Ttotto huidos. Fuentes jurídicas informaron de que Etxaiz y Goikoetxea ayudaron a Arzalluz a pasar la frontera con Francia y que Galarraga alojó en su domicilio a Agirrebarrena.

El comando Ttotto tenía entre sus objetivos inmediatos dinamitar el edificio de El Diario Vasco en San Sebastián, situado en el barrio de Igara, según la documentación incautada a Iñigo Guridi. Según informa este diario en su edición de hoy, el comando disponía de información detallada sobre el exterior del edificio y sobre la ubicación de la garita de vigilancia y el sistema de control de entradas y salidas en el recinto del periódico, especialmente sobre las horas nocturnas de reparto. Los integrantes del citado comando estudiaban la posibilidad de intentar el acceso al interior del periódico con el objetivo de colocar diferentes cargas explosivas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de marzo de 2001

Más información

  • El 'comando Ttotto' pretendía dinamitar el edificio de 'El Diario Vasco'