Barrera avala las tesis de Haider y afirma que Cataluña desaparecerá si sigue la inmigración

La dirección de Esquerra Republicana (ERC), el partido al que Barrera pertenece y al que ha representado en las Cortes y el Parlamento Europeo, se desmarcó ayer rápidamente del apoyo a Haider. El portavoz del partido, Josep Huguet, lo calificó de 'desafortunado e incorrecto'. Respecto a las demás ideas expresadas por Barrera sobre la inmigración, manifestó que son 'opiniones personales' y 'no se corresponden con las posiciones del partido', aunque pidió que 'no se criminalice la opinión de la gente que tiene miedos'.

Barrera se ha distinguido siempre por expresar sus ideas sin complejos y esto es lo que hace respecto a la inmigración en un libro-entrevista aparecido hace varias semanas. Ayer las ratificó en diversas entrevistas, por radio y por televisión. Barrera niega rotundamente que sea racista o xenófobo, pero dice cosas como ésta: 'Para mí, el significado antiguo de racista es el que vale. Es decir, racista es aquel que cree que hay razas superiores a otras o acepta discriminaciones en función de la raza. Pero cuando el señor Haider dice que en Austria hay demasiados extranjeros no está haciendo ninguna proclama racista. Quiere decir que quiere preservar la sociedad austríaca tal como a él le gusta, tradicional, lo que resulta imposible desde el momento en que se incorpora un número considerable de extranjeros'.

Más información
Los inmigrantes encerrados en Barcelona ponen fin a su protesta
El PP pide a Pujol que no presente el libro de Heribert Barrera
Los inmigrantes increpan a Barrera por "racista"
Pujol defiende a Barrera, pero desautoriza sus tesis y las de Ferrusola sobre inmigración

Aplicada a España, esta tesis significa según Barrera, que explosiones xenófobas como las de El Ejido (Almería) se deben a una 'excesiva' proporción de extranjeros. Tras afirmar que deberían pagarse sueldos adecuados a los trabajadores extranjeros, añade lo siguiente: 'Pero esto no justifica de ninguna forma que la gente de El Ejido deba aceptar verse dominados por gentes venidas de fuera'. Barrera niega que el mestizaje cultural sea positivo. 'A mí que me digan qué ganamos nosotros por que ahora se bailen tantas sevillanas . No ganamos absolutamente nada. Ni con tener tantas mezquitas y con que haya cada vez un porcentaje más alto de musulmanes'.

Además, el político republicano niega que para Cataluña haya sido positiva la aportación humana de la gran oleada de inmigrantes procedentes de toda España de los años sesenta. Lo dice así: 'El país en conjunto creo que salió perdiendo. Encontraría muchos argumentos. Ahora mismo tenemos escasez de agua. Si en vez de ser seis millones fuéramos tres, como antes de la guerra, no tendríamos este problema'. Cataluña desaparecerá, concluye, si el flujo migratorio continúa y no se le ponen condiciones, como la de aprender la lengua. Por eso ve el futuro 'un poco negro'.

Estas posiciones fueron ayer rechazadas no sólo por ERC, sino por los demás partidos, aunque en distinto grado. El socialista Pasqual Maragall se mostró 'sorprendido' por que sea Barrera quien haya defendido estas tesis. El líder de Unió Democràtica, Josep Antoni Duran, afirmó: 'Ni las comparto ni las justifico', refiriéndose tanto a las palabras de Barrera como las de Marta Ferrusola, la esposa de Jordi Pujo, que recientemente advirtió contra las 'imposiciones' religiosas y culturales de los inmigrantes. El convergente Ramon Camp rechazó comentar la posición de Barrera, pero aprovechó para destacar que 'hay que hablar de los derechos de los inmigrantes, pero tambien de sus deberes'.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Pese a este alud de críticas, Pujol mantuvo su compromiso de presentar hoy el libro. El presidente de Iniciativa-Verds, Joan Saura, le pidió que no lo haga: 'Un presidente de la Generalitat no puede presentar un libro que induce claramente a actitudes racistas y xenófobas', afirmó.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS