Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FAMILIA | AMENAZAN CON NO VOTAR AL PP

Las diócesis difunden el rechazo de cien grupos a la ley de parejas de hecho

Los foros de Familia y Vida de Castellón y Valencia, y las asociaciones y movimientos familiares vinculados a la delegación de Familia de Orihuela-Alicante (unas 300.000 familias de toda la Comunidad) aseguran que el proyecto de Ley de Uniones de Hecho que promueve el Consell 'margina a los matrimonios y a las familias' porque pretende equiparar, en reconocimiento y derechos, 'realidades totalmente distintas e incluso contrapuestas a la realidad conyugal y familiar'. La familia, dice el comunicado, no es una idea abstracta con la que se pueda negociar impunemente, sino una realidad.

Los colectivos denuncian que la prioridad del poder público hoy es introducir confusión y ambigüedad sobre el concepto de familia. 'En lugar de estar protegida por recursos educativos, sociales y culturales, la familia vive hoy el más completo olvido y despreocupación por parte de los poderes públicos.

La familia, en opinión de estos colectivos, se verá 'gravemente amenazada' si la institución matrimonial se equipara con otras formas de conducta sexual en las que no se exige ningún tipo de compromiso moral, ya que se las considera un puro hecho, en el que cabe todo.

Para los firmantes del comunicado, los problemas humanos que se pretenden solucionar con la ley son 'plenamente resolubles' sin necesidad de equiparar la 'pura situación de hecho a la familia', y sin darle un respaldo simbólico con una ley. 'No queremos que se discrimine injustamente a las personas que conviven', subrayan, pero 'nos parece injusto que la no discriminación de estas personas se haga a costa de no reconocer el valor de la familia de fundación matrimonial, y de no protegerla suficientemente'.

Para las asociaciones, el proyecto de Ley de Uniones de Hecho -cuyo texto tampoco ha satisfecho a los colectivos que reclaman la legislación- es un 'gravísimo atentado contra el bien común de nuestra Comunidad del que tomaríamos nota para nuestra próxima intención de voto'. No es, añaden, una 'mera anécdota legislativa', sino un indicador fehaciente sobre el modelo de sociedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de febrero de 2001