Un acusado aduce que almacenaba explosivos para las fiestas de su pueblo

Los dos jóvenes que ayer se sentaron en el banquillo de la Audiencia de Vitoria acusados de tenencia de explosivos y sabotajes callejeros corrieron diferente suerte. Mientras la defensa de D.C.G., de 20 años, alcanzaba un acuerdo con el fiscal y se conformaba con dos años de cárcel por daños, F.S.S. de 22 años, tenía que afrontar el juicio y queda a la espera de sentencia tras reconocer que almacenaba gran cantidad de material pirotécnico y explosivo. El acusado aseguró que guardaba dicho material para destinarlo a las fiestas de su pueblo, y que quemó varios contenedores 'por hacer una gracia'.

Ambos jóvenes fueron detenidos el 25 de abril de 1999 después de que una patrulla de la Ertzaintza descubriera a uno de ellos incendiando un contenedor de papel mientras el otro vigilaba desde la acera de enfrente.

Los agentes encontraron en el bolsillo de F.S.S. un papel manuscrito bajo el título Seguridad para los comandos del talde de sabotaje Gasteiz. Según se desveló ayer en la vista oral, el texto incluía instrucciones para eludir la vigilancia policial, así como teléfonos y direcciones de contacto de personas conocidas en Vitoria por pertenecer a la izquierda radical y a Gestoras pro Amnistía, según señaló la fiscal.

En un registro posterior de la vivienda que compartían los dos arrestados fue hallado numeroso material explosivo, que según los peritos de la Ertzaintza que ayer comparecieron en el juicio, es utilizado de manera habitual en los actos de vandalismo y kale borroka.

El Ministerio Público entiende que todos los datos llevan a pensar que el procesado forma parte 'del ambiente de sabotaje' y demanda para él ocho años y medio de prisión.

El inculpado aseguró que a veces realizaba actos de estas características -quema de contenedores- por 'hacer la gracia', pero que el material hallado estaba destinado a las fiestas de su pueblo, Peñacerrada. En la casa se hallaron cohetes pirotécnicos, bolas de acero, dos pasamontañas, uno de ellos quemado, un tirachinas, y un complejo artefacto con pólvora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de febrero de 2001.