El presidente del BBVA sugiere que se privaticen las cajas de ahorros

El copresidente de Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), Francisco González, hizo ayer un repaso de las posibilidades de concentración bancaria en los principales países europeos. Al llegar al caso italiano, comentó que existe una fuerte tendencia a la concentración, aunque los últimos intentos en los que han participado Deutsche, Dresdner y Commerzbank 'han fracasado'. A continuación añadió que 'ahora puede abrirse una nueva vía, esta vez a partir de la privatización -siquiera parcial- de los bancos públicos. Ésta puede ser, por otra parte, una referencia muy importante para dar salida a situaciones comparables en otros países, como nuestras cajas de ahorros'.

González, que inauguró las jornadas financieras organizadas por el semanario The Economist y el BBVA, comentó que en España existen dos bancos claramente dominantes, 'pero la concentración no es alta, habida cuenta de la elevada cuota de negocio que tienen las cajas de ahorros'.

Más información
Las cajas obligan al Gobierno a cambiar la Ley Financiera para evitar su privatización

Polémica en el sector

Estas declaraciones llegan en un momento en el que existe una gran polémica en el sector sobre el papel que deben jugar las cajas dentro del sistema financiero. Algunos presidentes de las cajas, principalmente los de Caja Madrid, Caixa Galicia y Bancaja, han pedido que se regule la emisión de cuotas participativas, cotizadas en bolsa, con las que incrementar los recursos propios. Para otra parte del sector, formado por entidades medianas y pequeñas, este paso es peligroso porque podría ser una puerta para la privatización del sector por parte de los bancos, como ha ocurrido en Italia.

En otro momento de su discurso, González comentó que en Europa existen regulaciones fragmentadas, por lo que pidió que la Unión Europea 'flexibilice sus estructuras y renuncie a sus 'tics' nacionalistas'. A su juicio, ningún banco europeo ha realizado una fusión transnacional 'por la resistencia que se ha advertido en diferentes autoridades nacionales'.

Para solucionar esta situación, el copresidente del BBVA reclamó que se acabe con 'la falta de consenso político' que impide las fusiones trasfronterizas. González se referió a los problemas políticos como 'unos diques que no serán capaces de parar la marea. Al contrario, pueden conducir a un proceso más desordenado y tumultuoso en el momento en el que finalmente cedan'. En este sentido, reclamó el establecimiento para la banca de unas reglas de juego 'igualitarias, competitivas, europeas y similares a la fijadas en otros sectores'.

Con estas palabras, González se alinea con las constantes declaraciones de Pedro Luis Uriarte, vicepresidente y consejero delegado del banco, que siempre ha sido un ferviente partidario de las fusiones transnacionales en Europa. El BSCH no apuesta por esta vía porque no cree que aporte valor para el accionista.

González manifestó que la banca española está situada en una posición destacada para protagonizar operaciones intraeuropeas, gracias a la 'sólida' base en los mercados nacionales, en Latinoamérica, a la alta capitalización de las entidades y a la experiencia en fusiones.

A su juicio, los bancos españoles 'no tienen vocación defensiva' porque cuentan con 'la capacidad y la voluntad de ser líderes en Europa' y de participar 'activamente, sin ningún complejo' en la constitución del nuevo mapa bancario.

González explicó, que mientras que las reglas de juego se perfilan, la banca se ha reforzado con su adaptación a las nuevas tecnologías, fusiones en los mercados nacionales y la expansión en el exterior.

Por otra parte, González se mostró optimista sobre la evolución del euro y la inflación durante este año. Auguró una revalorización de la moneda europea y una contención de los precios, ayudada por la mejor marcha de la economía europea frente a Estados Unidos.

Internacionalización

Emilio Ybarra, copresidente del BBVA, siguió la línea del discurso de González y afirmó que 'el proceso de internacionalización de la banca es imparable, y, en el medio plazo, los bancos que aspiren a liderar el sector financiero deberán estar presentes en toda la zona del euro'.

El gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, aseguró en el transcurso de las mismas conferencias, que la economía europea está en mejores condiciones que la estadounidense para hacer frente a eventuales situaciones adversas, al encontrarse en un ciclo económico menos maduro en el que 'no se vislumbran desequilibrios importantes'.

Sobre los mercados financieros y de capitales de la zona euro, señaló que en los dos últimos años se han registrado avances importantes aunque todavía existen áreas que requieren integración, para lo que precisan de un apoyo institucional decisivo.

El gobernador del Banco de Francia, Jean-Claude Trichet, aseguró que 'el crecimiento europeo permanecerá robusto' en Europa, pero advirtió de la persistencia de riesgos inflacionistas pese a la ralentización en la evolución de los precios.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS