Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN ISRAEL

La UE teme que la paz en Oriente Próximo sea ahora más difícil

Alcanzar la paz con un Gobierno presidido por Ariel Sharon 'va a ser difícil', afirmó ayer el enviado especial de la Unión Europea para Oriente Próximo, Miguel Ángel Moratinos, que concretó así las dificultades: 'Las posiciones son divergentes, hay problemas de seguridad, de violencia, del mismo concepto de paz, pero nuestra responsabilidad es seguir trabajando'. Moratinos se mostró, no obstante, positivo -'las indicaciones no son las mejores, pero el pesimismo de la razón hay que combatirlo con el optimismo de la voluntad, no nos queda otro remedio', dijo- y afirmó que el nuevo primer ministro de Israel 'podrá retrasar el proceso de paz y tener una interpretación diferente del mismo, pero, antes o después, habrá de tomar en consideración lo que las partes han logrado avanzar', es decir, 'los puntos de referencia de Madrid, Oslo, Camp David y Taba'. 'No han sido esfuerzos baldíos. En un proceso de paz, todos los acuerdos y protocolos quedan como algo logrado y constituyen hitos ineludibles', insistió el enviado, que ayer se entrevistó en Madrid con el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Piqué, y hoy será recibido por el presidente del Gobierno, José María Aznar.

Moratinos explicó que el objeto de su visita a Madrid es 'compartir ideas y reflexiones' con las autoridades españolas para poder perfilar una reacción europea a los resultados electorales. También sostuvo que, con vistas a la nueva etapa, resulta especialmente necesario 'reforzar la concertación entre Europa y Estados Unidos' sobre este tema que, desde el punto de vista europeo, no admite más 'apuesta que la negociación y los acuerdos diplomáticos'. Moratinos recomendó, en consecuencia, una prudente espera, porque, señaló, 'a Sharon lo conocemos como líder del Likud, pero no como presidente del Gobierno. No tenemos ni idea de cuál será su programa'.

Pesimismo en Siria

El enviado de la UE se entrevistó ayer en Madrid también con el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Miquel Nadal, que la semana pasada visitó Siria y Jordania, donde según explicó ayer, 'domina un ambiente de pesimismo acerca del proceso de paz'. Ambos países, añadió Nadal, consideran que la elección de Sharon 'significará un parón' especialmente grave para Siria, que ya encuentra bloqueadas las negociaciones sobre los Altos del Golán.

Miquel Nadal estuvo también en Bagdad, convirtiéndose así en el primer alto cargo de un país europeo que visita Irak desde 1990. Además de avanzar hacia la normalización de las relaciones hispano-iraquíes, aunque no hay todavía proyecto de volver a elevarlas al nivel de embajada, el secretario de Estado constató la degradación de la situación social como consecuencia de las sanciones internacionales y afirmó el compromiso de España con una solución negociada en el marco de las conversaciones que el 26 de febrero inicia en Bagdad el secretario general de la ONU, Koffi Annan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de febrero de 2001