Detenido un hombre por matar a su mujer y tirar el cuerpo a una cuneta

La víctima había anunciado su intención de separarse del marido

El pasado día 21 de enero, según las primeras versiones, el matrimonio mantuvo una discusión después de que la víctima anunciara a su marido su intención de separarse.

Fue uno de los vecinos que ayer colaboraba en las tareas de búsqueda de la mujer desaparecida quien halló unos sacos de basura en el kilómetro 7,2 de la carretera BV-2425, que une las poblaciones de Corbera y Gelida, a unos siete metros de la calzada. El cadáver de la desaparecida estaba envuelto en una colcha y con la cabeza oculta por una almohada. La víctima presentaba dos fuertas traumatismos en la cabeza, supuestamente causados por los golpes que recibió con unas pesas de gimnasia, ya que en estos instrumentos fueron hallados restos de sangre.

Más información

La denuncia de la desaparición de la mujer fue presentada por sus hermanas, vecinas de Avilés (Asturias). Éstas aseguraron que el pasado 23 de enero, dos días después del supuesto parricido, se presentó en su domicilio el cuñado con los dos hijos del matrimonio. F. M. M, un ex soldado profesional que se encuentra de baja por inutilidad física definitiva, les aseguró que su mujer había abandonado el domicilio conyugal después de que mantuvieran una agria discusión y decidieran separarse y le había dicho que entregara temporalmente los niños a sus hermanas.

Hallado en una pensión

La Guardia Civil centró sus investigaciones en el domicilio del matrimonio y en el entorno de la urbanización en la que residía la pareja en la localidad de Corbera, población situada a unos 20 kilómetros al sur de Barcelona. Los agentes no encontraron a nadie en el domicilio ni tampoco hallaron respuestas sobre el paradero de la desaparecida entre el vecindario.

Tras ser localizado en una pensión de Barcelona -alegó que dejó el domicilio familiar porque habían ejecutado un embargo judicial-, el sospechoso ofreció una versión de la desaparición de su esposa similar a la que habían mantenido las hermanas de la desaparecida. Ante esta situación, los agentes de la policía judicial de la Guardia Civil decidieron entrar en el domicilio, acompañados por el propio F. M. M.

Dentro del inmueble encontraron manchas de sangre en la cama, en la mesita de noche y en la pared del dormitorio de la pareja, así como un reguero de gotas de sangre en el patio interior de la vivienda.

Asimismo, los agentes descubrieron que la almohada y la colcha de la cama marital habían desaparecido. Ante estas evidencias, la Guardia Civil detuvo en aquel mismo momento al sospechoso.

Efectivos del instituto armado, dotados de perros especializados en el rastreo y localización de personas, agentes de la Policía Local de Corbera y voluntarios de la localidad se pusieron a rastrear la zona hasta que un vecino se dio ayer de bruces con el cadáver de la esposa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de enero de 2001.

Lo más visto en...

Top 50