Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP apoya a Viñals y Moreno en el 'caso funeraria' y les mantiene en el gobierno local

Los portavoces de la oposición, Inés Sabanés, de IU, y el socialista Rafael Simancas, forzaron ayer al Partido Popular a definir 'colectivamente' su postura con respecto a la participación de Simón Viñals, concejal de Salud, y Antonio Moreno, responsable de Patrimonio y Régimen Interior, en la venta a Funespaña por sólo 100 pesetas del 49% de las acciones de la empresa funeraria. El juez del Tribunal Superior de Justicia que instruye este caso emitió un auto el viernes pasado en el que exculpa a Pedro Bujidos, concejal de Hacienda [se incorporó al Ayuntamiento tres años después de la operación], si bien mantiene como imputado a Viñals por considerar que 'es inequívoco que subsisten razones que se oponen radicalmente al sobreseimiento respecto de dicho imputado'. También mantiene en esa situación a Antonio Moreno, al que considera 'director en la esfera administrativa de una parte fundamental del proceso' de enajenación parcial de la empresa.

Ante las consideraciones 'gravísimas' que hace el magistrado en su auto, la concejal Inés Sabanés, de IU, recordó a los ediles populares que fue su propio partido el que defendió 'a muerte la doctrina que separaba la responsabilidad penal de la política, pero ahora', añadió, 'parece que para ustedes la teoría de la responsabilidad política ya no vale'. 'Procede que el PP se defina y diga hoy y aquí si la actuación de sus concejales era fruto de una decisión colectiva o si el alcalde entiende que pudieron actuar motu proprio', declaró Sabanés.

Rafael Simancas, del PSOE, ahondó durante su intervención en la misma línea argumental. 'Alcalde, vamos a darle una nueva oportunidad para que aporte algo de madurez política. No pedimos [que se separe a los dos imputados del gobierno] por cobrar dos piezas políticas en una batalla, sino por responsabilidad institucional e higiene democrática'.

Fraude

'Ha quedado archidemostrado', continuó Simancas, 'que la operación fue un fraude con mayúsculas. Alguien tiene que demostrar dónde están los miles de millones que distan entre el valor que los funcionarios dicen que tenía la funeraria y lo que se pagó por ella'.

La réplica a la oposición corrió a cargo de Luis Asúa, presidente de Funespaña, que atribuyó la 'decisión' de vender la empresa a 'un acto colectivo: una votación de este grupo'. 'Vamos a esperar a que se produzca la sentencia, porque estamos hablando de un acto que nosotros creemos irreprochable', afirmó el concejal popular.

El alcalde, que afirmó que no quería intervenir, no pudo sustraerse a los ataques de la oposición: 'No hay ni una sola peseta que se haya desviado. Agradezco al PP que confirme a nuestros compañeros y que sigan honrando a esta Corporación'. Viñals anunció que, si sale exculpado, demandará a Simancas y a Sabanés por difamación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de enero de 2001

Más información

  • IU y PSOE reprochan al alcalde en el pleno que no asuma responsabilidades políticas