Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los encierros de ecuatorianos se extienden a Madrid y Valencia

El movimiento reivindicativo de la colonia ecuatoriana en Murcia, con tres encierros en iglesias y centros culturales de los municipios de Lorca, Totana y Lorquí, se extendió ayer a otras comunidades autónomas. En Madrid y Valencia, ciudadanos ecuatorianos se encerraron en solidaridad con sus compañeros y para reclamar su regularización.

Una pancarta presidía la entrada del colegio mayor Chaminade, en la ciudad universitaria madrileña. En ella se leía: 'Legalización y trabajo para todos'. Desde la madrugada del jueves una treintena de inmigrantes mantiene un encierro indefinido en la iglesia de este colegio mayor. Entre los encerrados hay sobre todo ecuatorianos, pero también inmigrantes de otros países.

Mónica Mausque, una de las portavoces de los encerrados, explica que lo que se pide es la regularización de los inmigrantes sin papeles y la derogación de la nueva Ley de Extranjería, que entrará en vigor el próximo día 23, a la que califica de 'barbaridad'. 'No nos hemos puesto fechas, pero todos tenemos en la mente el próximo día 23 por lo que significa', asegura.

Entre los inmigrantes concentrados hay indocumentados y también con permiso de trabajo y residencia. Unos trabajan y tienen que abandonar el encierro para desempeñar sus tareas. Otros están buscando empleo. Aníbal, un técnico agrónomo ecuatoriano de 31 años que trabaja de jardinero cuando tiene la oportunidad, explica: 'Desde la tragedia de nuestros compatriotas en Lorca parece que los empleadores andan con más miedo para darnos trabajo a los que no tenemos papeles'.

En Valencia, otros 30 miembros de la asociación Rumiñahui se encerraron ayer en la sede de Comisiones Obreras tras concentrarse en la plaza de la Virgen para exigir su regularización en España.

El Gobierno no responde

Mientras tanto, la Asociación Rumiñahui, que inició el primer encierro de extranjeros el pasado lunes en Lorca, no ha obtenido respuesta de la Secretaría de Estado para la Inmigración tras solicitar una entrevista con su titular, Enrique Fernández-Miranda, informa María José López Díaz. Según el portavoz de Rumiñahui, Raúl Jiménez, ni la petición verbal realizada ante el delegado del Gobierno en Murcia, José Joaquín Peñarrubia, ni la carta remitida a comienzos de semana al propio delegado del Gobierno para la Inmigración han tenido respuesta alguna por parte del Ejecutivo.

El grupo inicial de 80 ecuatorianos y magrebíes encerrados en la iglesia de San Mateo de Lorca manifestó ayer su decepción por la 'falta de apoyo empresarial' en los días que llevan de protesta. 'Los empresarios no cogen a nadie que no tenga la carta rosa para trabajar. Éste será un mes duro para muchos', explicaba una mujer a las puertas de la iglesia de San Mateo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de enero de 2001