El billete único de transporte perjudica a los usuarios de zonas alejadas de Barcelona

La ampliación de la zona en la que se aplicará el sistema de precio único del transporte público que entrará en vigor mañana supone beneficios económicos para el área metropolitana, para las ciudades más próximas a ésta y para los usuarios de recorridos largos. En cambio, grava de manera notable al usuario del tren de las comarcas más alejadas de Barcelona cuando hace pequeños recorridos entre municipios en los que sólo existe la opción de usar un sistema de transporte, porque en estos momentos no hay acuerdos con las empresas de autobuses que operan en ellos.

Por ejemplo, el transporte de Manresa a Barcelona con un billete sencillo de Ferrocarrils de la Generalitat (FGC) cuesta ahora 710 pesetas y valdrá mañana 650 pesetas, lo que supone un ahorro un tanto falseado porque se ha suprimido el billete de ida y vuelta, cuyo precio era de 1.055. Ahora, ir de Manresa a Barcelona y volver cuesta 1.300. En cambio, hay un ahorro significativo cuando el usuario es fiel al transporte, es decir, cuando compra tarjetas multiviaje. De todos modos, la posibilidad de usar varios transportes públicos no es recíproca.

En la zona metropolitana se pueden utilizar hasta tres tipos de transporte distintos; en la zona del Bages, por ejemplo, sólo uno: el tren de FGC, ya que ni el servicio de Cercanías de Renfe ni las empresas de transporte en autobús que operan en la capital del Bages se han integrado en el modelo.

Algunos recorridos cortos simplemente están gravados, sin ahorro posible. El tren es un transporte público muy utilizado entre Sant Vicenç de Castellet y Manresa, poblaciones que se encuentran a 11 kilómetros de distancia. Hasta ahora, el billete simple valía 125 pesetas, 195 el de ida y vuelta, y 865 un abono de 10 viajes. La novedad les supone a estos usuarios pagar 240 por un billete simple, no tener la posibilidad de comprar un billete de ida y vuelta y pagar la T-10 (10 viajes) a 1.800 pesetas. En los últimos días, muchos usuarios han hecho acopio de billetes multiviaje del tipo que a partir de mañana se suprime, con la confianza de que ahorrarán un dinero en febrero, ya que durante mes y medio se podrán utilizar los dos tipos.

En cambio, el nuevo sistema reducirá, por ejemplo, el precio del transporte para un usuario de Montcada que quiera desplazarse hasta la zona universitaria de Barcelona, ya que actualmente por la combinación de tren (Renfe) y metro pagaba 194 pesetas (con una tarjeta multiviaje) y a partir del lunes pagará 88 (con una tarjeta T-10).

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de enero de 2001.

Lo más visto en...

Top 50