Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desmantelada una red que traía mujeres rusas para prostituirlas

La Guardia Civil de la Comandancia de Madrid ha desmantelado una banda dedicada a traer jóvenes rusas para explotarlas como prostitutas en el club de alterne Las Palomas, situado en la carretera de Valencia, en el kilómetro 22. La banda convencía a las jóvenes para que emprendieran un largo viaje en autobús cruzando toda Europa bajo la falsa promesa de darles un trabajo en España. Los investigadores han detenido a cinco personas como supuestos miembros de la organización.Las mujeres acudían a una agencia de empleo en Moscú y allí pagaban unas 190.000 pesetas para viajar a Madrid. La agencia les engañaba y aseguraba que, con ese dinero pagaban el billete de ida en autobús, un empleo y la primera semana de alojamiento gratis en Madrid.

Cuando llegaban a la capital, las jóvenes llamaban al teléfono móvil de una mujer rusa, E. V. D, de 31 años, que las recogía en la estación de autobuses y las llevaba a una pensión de Centro. Allí les quitaba todo el dinero que llevaban. Antes de marcharse, un ciudadano ruso, Antonio A. R., de 32 años, las recogía y, bajo la promesa de que les iba a ayudar, se las llevaba a su piso de Parla.

Antonio les proporcionaba trabajo en el club de alterne Las Palomas, de Arganda del Rey. Durante la primera semana, las chicas no eran obligadas a mantener relaciones sexuales. Concluido ese plazo, el ciudadano ruso les pedía 175.000 pesetas con la excusa de que necesitaba el dinero para tramitar los permisos de residencia. Cuando cobraba desaparecía. Entonces, las mujeres se veían obligadas a prostituirse para sobrevivir.

El propietario del club Las Palomas, A. M. M., español de 48 años, también fue detenido en la operación. Los cinco detenidos pasaron a disposición del juzgado de Arganda del Rey.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de diciembre de 2000