Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El aviso de un vecino evita un ataque contra la sede del PSC del Baix Llobregat

Dos personas intentaron penetrar durante la noche de pasado domingo en la sede que la federación del PSC del Baix Llobregat tiene en Cornellà. Los individuos, que no consiguieron su propósito, huyeron después de que un vecino alertara a la policía de que dos personas encapuchadas estaban forzando la puerta lateral de entrada al recinto. Junto a la puerta de la sede socialista se encontraron garrafas de contenido diverso, aunque la policía descarta que pudieran utilizarse para fabricar artefactos explosivos.Los hechos ocurrieron minutos antes de las once de la noche. Los dos encapuchados forzaron la puerta de un local contiguo a la masía de Can Risueño, donde el PSC tiene su sede comarcal, en la calle de Pío XII, y después intentaron hacer lo mismo con la puerta principal de la sede socialista. Los desconocidos sólo consiguieron romper unos cristales porque la llegada de la policía propició que huyeran inmediatamente. Los agentes encontraron junto a la puerta de la sede socialista dos garrafas con agua, otras dos con aceite y cinco más que contenían lejía y salfumán, además de una especie de mecha de papel de aluminio.

El secretario de organización del PSC del Baix Llobregat, Antoni Balmón, no descartó que los autores del intento de ataque a la sede pertenezcan a grupos radicales de la ciudad "que comulgan con la lógica de la violencia". "Tenemos alguna idea , pero no se ha podido contrastar policialmente", señaló Balmón.

Esta no es la primera vez que esta sede del PSC es atacada. Hace seis meses, unos desconocidos lanzaron pintura y cócteles mólotov sobre la fachada y en otras ocasiones los militantes socialistas se han encontrado con objetos y ventanas rotas. Balmón hizo un llamamiento a la serenidad "porque no es buen momento para fomentar la angustia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de diciembre de 2000