Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reunión feminista de Córdoba arranca con un tributo a las mujeres marginadas

3.000 participantes analizan el futuro de la mujer y su papel en la sociedad

El movimiento feminista español rompió ayer un paréntesis de siete años para volver a hacer una puesta en común sobre su futuro y su papel en la sociedad. Alrededor de 3.000 mujeres participan en las jornadas feministas, inauguradas ayer en el palacio de deportes Vistalegre, de Córdoba. En la jornada inaugural se hizo un homenaje a las feministas que han fallecido en los últimos años y un tributo a las "mujeres invisibles", las marginadas que carecen de oportunidades, a través de un documental elaborado por la asamblea de mujeres de Córdoba Yerbabuena, organizadora del encuentro.

Las participantes reflexionarán sobre temas clásicos para el movimiento, como el aborto, la prostitución, el lesbianismo o la violencia contra las mujeres, pero también sobre la situación de las inmigrantes afincadas en España o las repercusiones de la globalización económica en los derechos de la mujer.Algunas de las protagonistas de la película proyectada en la inauguración acudieron ayer al palacio de deportes, como Francisca Muñoz Gómez. Un tanto azorada, la anciana, de 88 años, comentaba que ignoraba la razón de la invitación, aunque sospechaba que tenía que ver con la dureza de su vida: "Me crié en el campo como un nene, guardando marranos y yendo con bestias. Mis amigos eran los olivos".

Francisca Muñoz ha criado ocho hijos con los jornales que sacaban ella y su marido de la recolección de aceitunas. En épocas extremas, como la posguerra, la supervivencia resultaba aun más complicada: "Buscábamos trapos o latas y los vendíamos para comer".

A su lado, otra de las protagonistas del documental, Josefa Salguero Martínez, gitana, de 50 años, confesaba que nunca había oído hablar de femenismo: "Eso yo no lo sé, madre mía". Sin embargo, sabe mucho de supervivencia, después de haber nacido como primogénita en una familia humilde de 11 hermanos y de haber parido 14. "Ya está todo muy cambiado, los gitanos ya no estamos detrás de las paredes", sentenciaba.

Con la invitación y el documental, las representantes de Yerbabuena pretendían rendir un tributo a todas las mujeres que luchan a diario por salir adelante en "situaciones de marginalidad" explica Rafi Menor. Será uno de los temas que se abordará durante las sesiones de debate, que se sucederán hoy y mañana, junto al de la violencia de género, que será analizado en varias ponencias. Una de las disertaciones más polémicas, en principio, será la relativa al tratamiento que deben recibir los maltratadores y a si hay que decantarse entre el castigo o las medidas rehabilitadoras.

Durante el encuentro, que finaliza el domingo, se presentarán más de 70 ponencias, 18 talleres y dos mesas redondas, que abordarán el Feminismo desde otras culturas y La violencia sexista. Con estas jornadas, el movimiento feminista pretende disponer de un marco de intercambio, teórico y práctico, sobre todas las experiencias que desarrollan cada uno de los grupos que se integra en la red de la Federación de Organizaciones Feministas del Estado Español, conocida como la Coordinadora.

En la actualidad, la Coordinadora agrupa a 34 grupos de mujeres de todo el territorio. La Federación se creó en 1978 como un colectivo asambleario para coordinar esfuerzos entre organizaciones dispersas y difundir las ideas. Desde su origen, la Coordinadora ha presentado proyectos de ley sobre el divorcio y el aborto, así como una propuesta para reformar urgentemente el Código Penal en materia de violencia sexual.

Las jornadas de Córdoba, organizadas bajo el lema Feminismo es... y será, son las cuartas que se diseñan con una perspectiva general, a diferencia de otras citas de carácter monográfico, como las que han abordado la violencia machista (1988) o el aborto (1981). El último encuentro general se había celebrado en 1993 en Madrid con el lema Juntas y a por todas.

Cita multicultural

El palacio de los deportes Vistalegre de Córdoba ofrecía ayer una estampa inusual, con el graderío repleto de centenares de mujeres procedentes de todas las comunidades autónomas. Pero la cita feminista tiene un alcance mayor: se han desplazado mujeres desde Chiapas (México), Guinea Ecuatorial, Argentina, Francia y el Sáhara Occidental.

Cada una recibió una larga ovación mientras la presentadora del acto, Elvira Pérez, detallaba su procedencia, pero los aplausos más enardecidos y duraderos los arrancó el anuncio de que las jornadas tendrán una mujer de Afganistán para ofrecer su testimonio. Probablemente a la que más le cueste creer a pies juntillas el deseo expresado por Elvira Pérez en la bienvenida: "Organizamos este encuentro con la certeza de que nuestros sueños serán posibles".

El intercambio intercultural se analizará hoy en una mesa redonda en la que participarán la antropóloga Dolores Juliano, la representante marroquí Caroline Brac, la guineana Ewaiso Ipola y la mexicana Mercedes Olivera. Hoy se presentarán 22 ponencias, que tratarán el tema de la natalidad, la prostitución, el VIH, los lobbies femeninos y las barreras de comunicación para mujeres deficientes.

El ambiente, durante la primera jornada, no abandonó el tono lúdico, salvo los discursos de bienvenida y los testimonios de homenaje a las femenistas fallecidas y a las mujeres silenciadas. Un espectáculo musical y una obra de teatro cerraron el programa. Se derrocharon cantos, palmas y consignas en pro de las presas. También se hizo la característica ola, pero era distinta. Sólo de mujeres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de diciembre de 2000