Las primeras máquinas entrarán en Salburua este mes de diciembre

Terrenos de la Diputación

Durante los últimos años, la expansión de Vitoria sólo podía verse a través de planos. Sólo así podía explicarse que al este (en Salburua) la ciudad crecerá en 10.902 viviendas y que otras tantas se edificarán al oeste (Zabalgana). Desde este mismo mes de diciembre, se podrá empezar a comprobar físicamente parte del terreno afectado por la ampliación. El Ayuntamiento, a través de la sociedad Ensanche XXI, adjudicó ayer las obras de urbanización de los primeros sectores, donde se levantarán casi 3.000 pisos. Se espera que antes del fin de año entren las excavadoras.Muchas de las grandes constructoras españolas habían entrado en la puja por conseguir los trabajos. El Ayuntamiento había establecido en 3.195 millones el precio máximo de adjudicación. Finalmente, una unión de dos empresas alavesas (Yárritu y Copalsa) ha ganado el concurso, al haber rebajado el coste a 2.491 millones. Los trabajos los realizará en el tiempo previsto, 18 meses, es decir, que antes de mayo de 2002 deberán acabar la construcción de las redes de servicios: saneamiento, electrificación, gas, agua, telefonía,... Será entonces cuando se pueda comenzar la construcción de las aceras y carreteras y las edificaciones. Los primeros pisos no podrán terminarse antes de 2003.

Entre las condiciones de la obra encargada ayer está la obligación de las empresas de pagar a las subcontratas, en el caso de que las hubiere, en el mismo tiempo en que reciban la liquidación del Ayuntamiento. De supervisar esto se encargará una empresa externa.

El proceso ha sido más lento de lo previsto, con retrasos, y el equipo de gobierno de Alfonso Alonso aún no tiene cerrados todos los flecos, porque la adjudicación se ha realizado sobre unos terrenos que no son del Ayuntamiento. La Diputación posee buena parte de esa extensión, donde se encuentra el antiguo aeropuerto de Vitoria. Aunque las dos instituciones llevan más de un año negociando y Alonso aseguró en diciembre de 1999 que el acuerdo se cerraría "en breve", aún no se ha firmado el trasvase.No se vislumbra un pacto a corto plazo. Sin embargo, para que la adjudicación de ayer se ajuste a la legalidad, la Diputación debe conceder una autorización provisional que permita al Ayuntamiento utilizar los terrenos. Según aseguró ayer el concejal de Urbanismo, Jorge Ibarrondo, el Consejo de Diputados firmará la orden el próximo martes. Sin embargo, aún quedará la cesión definitiva de las parcelas.

Esta situación originó ayer una nueva propuesta de los nacionalistas, que critican "la forma de funcionar" del equipo de gobierno municipal. De hecho, el PNV y EA fueron los únicos que no votaron a favor del dictamen. Se abstuvieron, y también llamaron la atención sobre la inseguridad jurídica en que vive la sociedad Ensanche XXI, al carecer de un letrado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS