Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La réplica de la cueva de Ekain se inaugurará a mediados de 2001

Protección del original

La réplica de la cueva de Ekain, una de las manifestaciones cumbre del arte prehistórico en el País Vasco, abrirá sus puertas al público a mediados de 2001. Éstas son, al menos, las previsiones aventuradas ayer por Txema Alberdi, arquitecto responsable de este proyecto, que se alzará en el valle de Sastarrain, en Zestoa, a unos 500 metros del emplazamiento de la gruta original. Ekain es la única muestra de arte parietal de una zona que encierra grandes riquezas. En el mismo valle se encuentra el yacimiento de Irikaitz, del Paleolítico Inferior, con lo que el visitante podrá realizar con el tiempo un completo "recorrido por la prehistoria del País Vasco", sin salir de Zestoa.

La presentación del proyecto reunió ayer en San Sebastián al alcalde del municipio, Joseba Azpeitia; la consejera de Cultura, Mari Carmen Garmendia, y el presidente de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, Jesús Altuna, entre otros representantes de instituciones que han apoyado moral y económicamente la realización de la réplica para preservar las riquezas que encierra en su interior la gruta original. En sus paredes están pintadas cerca de 70 representaciones, la mayoría de animales, si bien existen también figuras abstractas y geométricas. En concreto, perdura un mural, considerado por los expertos, como "el panel más bello de todo el arte parietal franco-cantábrico".

El edificio de hormigón que albergará la réplica comenzó a construirse el pasado mes de octubre. Se trata de una construcción de 1.200 metros cuadrados que guardará perfecta armonía con el entorno natural, según Alberdi. "Las luces y sombras" jugarán un papel fundamental en todo el recorrido de esta copia de la gruta, que costará 460 millones de pesetas -260 para la construcción del edificio y 200 para la escenografía-. El margen de error sobre el original será de tan sólo cinco milímetros, según indicó Jesús Altuna, quien argumentó así su firme defensa del valor de las réplicas. Sólo de esta forma se garantiza la conservación de los restos prehistóricos y se consigue a un tiempo difundir su contenido a la población. Las instituciones se han volcado en la protección de la cueva original, que ha recibido apoyo económico desde instancias europeas hasta locales. El Gobierno vasco, que incluye este proyecto dentro del Plan de Infraestructuras 2000/2003, aportará 100 millones de pesetas para hacer compatibles estos dos objetivos.

Además se ha redactado un plan de regulación del valle de Sastarrain, por la importancia que encierra también Irikaitz, descubierto en 1996 por el grupo Antzieta de Azpeitia. En este yacimiento, distante kilómetro y medio de Ekain, se han encontrado por el momento más de 400 piezas talladas. En la misma zona está el palacio Lili, que en un futuro albergará un museo relacionado con la riqueza del valle.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de noviembre de 2000