Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberdrola puja por copar la explotación de energía eólica en la Comunidad

Iberdrola distribuye la energía eléctrica en la Comunidad Valenciana, explota la central nuclear de Cofrentes, la central térmica de Castellón y tiene previsto instalar la sede de Iberdrola Gas en Valencia. Ahora se ha fijado como objetivo el control de la producción de energía eólica y puja, a través de diversos canales, para copar las concesiones de explotación que han empezado a dibujarse en el plan eólico de la Comunidad Valenciana.

La liberalización del sector energético y las subvenciones de la Unión Europea para fomentar el uso de energías renovables han convertido la producción de energía eólica en una jugosa oportunidad de negocio. El plan eólico de la Comunidad Valenciana, elaborado por una empresa privada para la Consejería de Industria, pretende regular el sector en territorio valenciano pero, de hecho, restringe las posibilidades de explotar el viento a los grandes del sector.El mapa eólico valenciano ha distribuido 15 zonas aptas para instalar aerogeneradores. Industria ha presentado un plan para ceder a la iniciativa privada la explotación del viento y admite que una docena de grupos "solventes" se han interesado por el negocio. Grupos daneses, alemanes o estadounidenses intentan meter baza en territorio valenciano junto a Iberdrola, Endesa, Unión Fenosa, Elecnor o Energía Hidroeléctrica de Navarra.

Fuentes de la consejería sostienen que es prematuro establecer las condiciones para las concesiones de explotación. Pero una fuente de la Generalitat explica que el proyecto pasa por definir cuatro o cinco lotes que agrupen las 15 zonas aptas para someter su adjudicación a concurso entre uniones temporales de empresas que incluyan socios tecnológicos poderosos y partidas de capital valenciano. Y admiten que Iberdrola parte con ventaja porque, después de todo, la Comunidad Valenciana es "territorio Iberdrola".

La multinacional Enron pacta con empresarios valencianos avalados por el Banco de Valencia

El único parque eólico que funciona en territorio valenciano, en el término municipal de Buñol, ha sido impulsado por un grupo de empresarios locales que han levantado cuatro aerogeneradores con una inversión inicial de 450 millones de pesetas. La empresa Aciloe prevé instalar otros 21 molinos en la Sierra de Cabrera en los próximos meses con una inversión adicional de 2.500 millones de pesetas.De acuerdo con la normativa vigente, Iberdrola está obligada a comprar toda la producción de Aciloe, y la experiencia de los empresarios de Buñol ha sido un éxito hasta la fecha. La empresa aspira a extender sus molinos por toda la comarca, en un territorio que coincide con una de las zonas aptas para la explotación que recoge el plan eólico. Aciloe estima la inversión necesaria para extender sus molinos en unos 30.000 millones de pesetas.

Pero los lotes que pretende distribuir la Generalitat desbordan la capacidad de los pioneros, puesto que el proyecto inicial pasa por ceder tres o cuatro zonas salpicadas por todo el territorio valenciano en paquetes únicos. Un diseño que limita las futuras concesiones a los grandes titanes del sector.

La empresa estadounidense Enron, que es el mayor productor de energía del mundo con una facturación anual de unos 10 billones de pesetas, se estableció en España hace apenas tres años, pero ya explota un parque eólico en Noblejas (Toledo). Enron disfruta de la primera licencia privada en España para distribuir energía a los denominados clientes cualificados, en redes de medio y alto voltaje. Y tiene interés por establecerse en la Comunidad Valenciana debido a su potencial turístico, según su gabinete de comunicación.

Enron evita confirmar, pero no desmiente, que ha establecido un preacuerdo con un grupo de empresarios valencianos y con el Banco de Valencia para constituir una sociedad que pueda optar a las futuras concesiones de explotación de energía eólica. Una fuente de la Asociación Valenciana de Empresarios bromeó sobre la agitación que ha generado el proyecto de la Generalitat entre los inversores valencianos, pero evitó mayores precisiones.

Los estadounidenses se han colocado bien, pero afrontan la competencia de diveras sociedades con un denominador común. Iberdrola posee más del 86% del capital de Energías Eólicas de la Comunidad Valenciana, SA, una empresa constituida hace dos años. El resto del capital está distribuido entre un grupo de azulejeros de Castellón interesados en el negocio de la cogeneración.

Iberdrola también controla la mitad de Energías Eólicas Europeas. Energía Hidroeléctrica de Navarra (EHN), la empresa semipública de la comunidad foral que es pionera en la explotación de parques eólicos en España, asume otra porción. Pero Iberdrola controla, además el 37% de EHN, aunque el socio mayoritario de la hidroeléctrica navarra es la sociedad pública Sodena (Sociedad para el Desarrollo de Navarra) que posee un 38%.

Energías Eólicas Europeas es socio mayoritario de Energías Renovables Mediterráneas, una sociedad constituida en marzo de este año, en la que también participan empresarios del sector azulejero.

Iberdrola también comparte con el BBVA un paquete que ronda el 72% del capital de Gamesa, la empresa puntera en España en producción de torres y turbinas para molinos aerogeneradores radicada en Navarra. Nefinsa, la empresa matriz de la familia Serratosa, posee un 21,5% de Gamesa, lo que hace de la sociedad otro serio aspirante a futuras adjudicaciones.

Gamesa ha servido todas las cuatro torres que explota Aciloe y aplica los últimos avances en la materia en la construcción de los 21 nuevos molinos que tiene previsto instalar el grupo de empresarios de Buñol.

Servir los aerogeneradores para todos los parques eólicos que se instalarán en la Comunidad Valenciana constituye una importante oportunidad de negocio que Industria cifra en unos 100.000 millones de pesetas. Y una de las condiciones no escritas para acceder a las futuras adjudicaciones pasa por salvar la producción de Manises Diesel o de Unión Naval de Levante, que se preparan para fabricar aerogeneradores en territorio valenciano. Energías Eólicas Europeas acordó con Manises Diesel el pasado marzo la compra de centenares de molinos gracias a la mediación de la Generalitat, pero fuentes del sector dudan de la competitividad de la firma.

Aciloe también ha establecido tratos con Manises Diesel para reivindicar su condición de grupo valenciano por excelencia e intentar sacar tajada en la batalla abierta por la explotación del viento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de noviembre de 2000

Más información