Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maragall denuncia que el presupuesto de 2001 aumenta la deuda en 105.000 millones de pesetas

El análisis del proyecto de Presupuestos de la Generalitat para el año 2001 ha ratificado a los socialistas en sus primeras impresiones: el anunciado "déficit cero" no es más que una "ficción" contable. La realidad es, según denunció ayer el líder de la oposición socialista, Pasqual Maragall, que el proyecto aumenta la deuda nueva en 104.743 millones de pesetas. También denunció la "insuficiencia" de las inversiones previstas en el proyecto de presupuesto, que ascienden a 260.000 millones, algo más de la mitad de la prevista por la Comunidad de Madrid.

MÁS INFORMACIÓN

El gobierno alternativo formado por Maragall dedicó la sesión de trabajo celebrada ayer, la primera desde desde su creación, a estudiar el proyecto de presupuestos elaborado por el Gobierno de Jordi Pujol. El estudio sirvió para constatar que el equilibrio presupuestario pregonado por el consejero de Economía, Artur Mas, como gran novedad consiste en "una ficción".Lo que este proyecto hace es, según Maragall, "disfrazar" el déficit presupuestario cambiando las partidas de sitio y colocando algunas de forma que queden excluidas del cálculo del déficit. Pero, en la realidad, traspasar las partidas desde la columna de los gastos a la de la deuda no hace otra cosa que posponer el pago.

Los 104.743 millones de pesetas en deuda nueva son 30.675 millones más de los presupuestados para el año 2000. Un incremento del 30% que rompe la tendencia a reducir la deuda que se había iniciado en 1998. El gobierno en la sombra está elaborando un proyecto de presupuesto alternativo que será defendido por su portavoz, Joaquim Nadal, en el debate parlamentario convocado para la semana próxima. Maragall esbozó ayer la orientación de esta alternativa. Ha de ser, dijo, un proyecto "menos anclado" en los gastos de funcionamiento y más en las inversiones. Es "absolutamente inaceptable", afirmó, que la Generalitat de Cataluña dedique a inversiones sólo 260.000 millones de pesetas, mientras que el Gobierno de la Comunidad de Madrid, que tiene un millón de habitantes menos, invierte 400.000 millones.

Maragall criticó la incapacidad del Gobierno de Pujol para aumentar las inversiones mientras cada año aumenta el gasto corriente de la Administración de la Generalitat. Esto perjudica la competividad de la economía catalana, afirmó. En los presupuestos para el año 2001 se prevé un índice de 1,8 para la productividad por persona, mientras que en el resto de Europa los aumentos de la productividad son del 5% y 6% y en Estados Unidos del 11%.

El gobierno alternativo de Maragall elaboró también su plan de trabajo para los próximos meses, que incluye 11 sesiones hasta el mes de abril.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de noviembre de 2000

Más información

  • El PSC cree "inadmisible" que la Generalitat invierta la mitad que la Comunidad de Madrid