Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La renovación de la historiografía local

La renovación de la historiografía local valenciana y su inmersión en las corrientes europeas la fraguó una generación de historiadores después de la guerra civil. Figuras como Joan Reglà, Sanchis Guarner o Joan Fuster, tuvieron una gran influencia con sus estudios en una pléyade de investigadores como Manuel Ardit, Pedro Ruiz, Antoni Furió o Alfons Cucó, que han hecho carrera en la Universidad de Valencia, y que a su vez formaron a muchos jóvenes autores de una copiosa cantidad libros de historia local, bien elaborada y rica en documentación. Paralelamente, las diputaciones de Valencia y Alicante crearon la Institució Alfons el Magnànim, en 1948, y el Instituto de Estudios Alicantinos, en 1953, que pasó a denominarse Instituto Juan Gil Albert, dos centros que junto a la Societat Castellonenca de Cultura destacan por la publicación de estudios locales.

Pero el verdadero boom investigador se produjo durante y después de la transición, tras la celebración del I Congrés d'Història del País Valencià en 1976, y con la aparición de los institutos de estudios locales, inspirados en los centros comarcales de Cataluña. Este ambiente propició la aparición de una veintena de revistas de investigación en el seno de estos institutos, cuyo fin era y sigue siendo aumentar el conocimiento de las comarcas, entre las que destacan Annals, de l'Horta Sud; Aguaits, de la Marina Alta; La Roda del Temps, de l'Horta Nord; Alba, de la Vall d'Albaida; y Braçal, del Camp de Morvedre.

Esta bibliografía se ha visto reforzada por la celebración de una docena de congresos de historia comarcal, como las tres ediciones organizadas por el Ideco de l'Horta Sud, además de la labor de ayuntamientos y colectivos de historiadores en la edición de revistas de gran calidad como Torrens de Torrent, Afers de Catarroja o Quaderns d'Investigació de Alaquàs.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de noviembre de 2000