Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad admite que "las cosas no se hicieron bien" en la intoxicación escolar

El consejero de Sanidad de la Generalitat, Eduard Rius, admitió ayer que en el caso de la intoxicación por carne contaminada por la bacteria E. coli hubo "algunas cosas que no se hicieron bien", tanto por parte de la Generalitat como del Ayuntamiento de Barcelona.Rius afirmó que "las administraciones implicadas, tanto el Departamento de Sanidad como el Instituto Municipal de Salud Pública, no hemos dado suficiente información". En este contexto, Rius añadió que en esta falta de información "puede haber influido el hecho de que hasta hace poco no habíamos sabido el origen de este brote infeccioso".

La carne contaminada fue detectada el pasado mes de octubre en tres escuelas de Barcelona, Calella (Maresme) y Mollet del Vallès, y originó la intoxicación de 158 personas, de ellos 138 niños.

Asimismo, el titular de sanidad se refirió a la denuncia del sindicato de trabajadores de la Administración CATAC -quien informó de la contaminación por mercurio en los hospitales catalanes- al señalar que el Departamento de Sanidad "tiene editada una guía donde se explica cómo debe actuar el personal sanitario en este tipo de casos".

CATAC denunció que en los centros de salud catalanes se hace un mal uso del mercurio, ya que muchos de los termómetros que se rompen se tiran a la basura, anomalía que origina la emisión de vapores contaminates que son inhalados tanto por los pacientes como por el personal sanitario.

El consejero de Sanidad dijo que tras esa denuncia del sindicato de trabajadores puede "haber una mano negra relacionada con el sistema de subcontratación de algunos servicios sanitarios".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de noviembre de 2000