Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El borrador del plan de ordenación de Doñana frena el turismo residencial

La Junta de Andalucía pretende poner coto al crecimiento del turismo residencial en el ámbito de Doñana. El documento provisional del Plan de Ordenación del Territorio restringe el crecimiento de núcleos como Matalascañas y Mazagón y limita la expansión turística en el resto del entorno a 2.000 plazas. El texto prohibe nuevos regadíos, alimentados por acuíferos, en zonas que incidan sobre el ecosistema de Doñana y descarta el desdoblamiento de los tramos de la conexión de la A-49-Almonte-Matalascañas para atender puntuales demandas veraniegas.

Freno a Matalascañas

Una de las restricciones fijadas en el documento con mayor concreción es la relativa al consumo de agua. El plan prohíbe nuevos regadíos con aguas procedentes del acuífero para evitar efectos negativos sobre los sistemas hídricos de Doñana en la denominada zona 1, que comprende el territorio situado al Sur de una línea imaginaria que uniría La Rábida, Los Bodegones, Los Cabezudos, Villamanrique de la Condesa, Pilas y Aznalcázar. Al Norte de esta franja, se limitan las nuevas autorizaciones de recursos hídricos subterráneos para usos agrícolas a los 7.000 metros cúbicos al año y se prohibe tajantemente la transformación de masas forestales, a excepción de los eucaliptales que no se protegen específicamente, en regadíos.

En relación con el abastecimiento urbano, el documento establece la sustitución de la captación de aguas subterráneas por fuentes superficiales en ocho núcleos urbanos. Los embalses del Andévalo y la Sierra de Huelva se identifican como los puntos de abastecimiento de los núcleos urbanos del ámbito de Doñana.

Sobre la red viaria, el borrador del plan de ordenación descarta el desdoblamiento de los tramos de la A-49-Almonte-Matalascañas y se propone "no planificar" en función de "fuertes demandas puntuales generadas por los usuarios de viviendas residenciales de temporada y por los usuarios de playas y zonas recreativas".

En el texto se plantea, para aliviar esas retenciones, modificar el viario de forma que permita segregar tráficos agrícolas, pesados y turísticos. No obstante, señala que el tramo de la A-483 entre Bollullos Par del Condado y Matalascañas "tiene características de alta capacidad". La consejera de Obras Públicas y Transportes, Concepción Gutiérrez del Castillo, aseguró que su departamento no construirá una autovía por el Norte del Parque.

En relación con el uso turístico, el documento establece unos criterios muy concretos para cada zona. Así, en el caso de Matalascañas, plantea una reordenación urbanística para resolver sus carencias en infraestructuras y equipamientos de tipo interior "sin crecimiento de su dimensión actual". El texto considera necesario resolver "la disfuncionalidad territorial" de este núcleo.En Mazagón se propone una reforma interior y aprovechar el crecimiento para acoger una oferta de turismo de servicios y reforzar la "escasa oferta de alojamiento existente". Al margen de estos dos núcleos, el documento limita la construcción de nuevas plazas turísticas a 2.000 y establece requisitos estrictos para la ubicación de nueva infraestructura hotelera. La directora general de Ordenación del Territorio y Urbanismo, Josefina Cruz, defendió que el modelo de crecimiento debe caracterizarse por "bajas edificabilidades" y potenciar "los usos hoteleros frente a los residenciales".

El texto, presentado ayer a los 13 alcaldes afectados, divide el territorio en tres zonas, atendiendo a sus valores ambientales. La zona A comprende los espacios naturales protegidos (Parques Nacional y Natural de Doñana y parajes naturales) y áreas de influencia directa.

La zona B delimita a los territorios agrícolas "cuya posición en relación con los espacios naturales de alto valor les coloca en posición de riesgo". La zona C, el espacio del corredor Sevilla-Huelva, no posee "especiales valores naturales".

Cruz destacó ayer la "complejidad" de este plan al contar con la singularidad de que el "elemento aglutinador" del territorio es un espacio natural protegido. Atendiendo a esta premisa, el documento establece sus objetivos de protección, articulación y ordenación del territorio, que afectará a 13 municipios de Sevilla y Huelva. Una vez en vigor -el proceso podrá tardar entre seis y doce meses-, el texto sustituirá al actual plan director de Doñana como marco de ordenación territorial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de octubre de 2000

Más información

  • El texto limita los nuevos regadíos