Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez retrasa la entrega a su madre de los niños de Dos Hermanas

Durante tres meses se verán una vez por semana

El juez Francisco Serrano dictó ayer una auto que establece que Sara e Iván, los dos menores de ocho y nueve años acogidos por una familia de Dos Hermanas (Sevilla), se reúnan con su madre cada sábado entre las once de la mañana y las seis de la tarde durante los próximos tres meses. Estas reuniones estarán supervisadas por psicólogos que dictaminarán cómo ha sido la relación entre los niños y su madre y si los tres están al final de ese periodo preparados para convivir en un mismo techo. Mientras, los niños seguirán viviendo con la familia de acogida. La medida supone una sorpresa respecto a la orden de la Audiencia de Sevilla de devolución inmediata de los menores a su madre, una alcohólica ya rehabilitada.El juez explicó que se trata de que "la madre se vaya haciendo con los lazos afectivos que realmente ahora tiene perdidos con sus hijos", ya que en el reencuentro entre los niños y su madre el viernes pasado, los chicos habían "dejado muy claro que querían quedarse con su familia de acogida". Durante tres años, los niños han creído que su madre había muerto de cáncer. El jueves pasado, un día antes de ser entregados a su madre por orden de la Audiencia de Sevilla, supieron que ésta estaba viva y que debían volver con ella.

Para el titular del Juzgado de Familia número 7 de Sevilla tanto los informes del psicólogo como la actitud de los niños al ver a su madre, Carmen Fernández, le llevaron a determinar que ese reencuentro familiar inmediato "era imposible de llevar a efecto", ya que podría causar "perturbaciones gravemente dañosas a esos niños", al llevar "casi la mitad de su vida con la familia de acogida". Sara e Iván se reunirán a partir del próximo sábado con su madre en una casa especialmente habilitada en Sevilla para reuniones entre padres e hijos con algún tipo de conflicto familiar.

El abogado de Fernández recurrirá la decisión y recordó que la madre estaba "descompuesta y desolada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de octubre de 2000