Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alcaldes de Tarragona y Lleida pactan prohibir las obras del AVE en sus pueblos

El pulso que mantienen los 19 alcaldes de Lleida y Tarragona firmantes del Manifiesto de Poblet en contra del trazado del tren de alta velocidad (AVE) es un serio obstáculo para pueda cumplirse el calendario de una infraestructura ferroviaria que tiene previsto conectar Madrid y Barcelona en el año 2004. Los alcaldes temen que el trazado perjudique al medio ambiente y han acordado de forma unánime prohibir la entrada de las máquinas de las empresas adjudicatarias de la línea férrea en sus términos municipales. Los alcaldes no descartan pedir al juez la paralización cautelar de las obras si el Ministerio de Fomento no atiende sus exigencias.

Reunión con Fomento

Los alcaldes de Lleida y Tarragona critican la actitud del Ministerio de Fomento, que desde hace siete meses se niega a celebrar una reunión con ellos para negociar los problemas ambientales que el paso del tren de alta velocidad (AVE) causará en sus municipios y las compensaciones que les corresponden.Ante la falta de respuestas, en una reunión celebrada en Artesa de Lleida (Segrià), la plataforma que se opone al trazado del AVE acordó no tramitar ninguna documentación relacionada con el tren de alta velocidad y abrir expedientes sancionadores a las empresas contratadas por el organismo Gestor de Infraestructuras Ferroviarias (GIF), encargado de construir la línea, cada vez que sus máquinas entren en las fincas o utilicen los caminos del término municipal.

Los alcaldes han denunciado que algunas de estas empresas ya han realizado trabajos en sus poblaciones de forma ilegal, puesto que no disponen de los permisos administrativos del Ayuntamiento ni de los propietarios para ocupar sus terrenos. El alcalde de Les Borges Blanques (Les Garrigues) y portavoz del colectivo, Miquel Àngel Estradé, de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), dijo que lo primero que harán será retirar las estacas delimitadoras colocadas en sus términos municipales.

Por su parte, el alcalde de Montblanc (Conca de Barberà), el también republicano Josep Andreu Domingo, denunció que el informe medioambiental sobre el estrecho de la Riba no coincide en nada con el estudio constructivo. "Necesitamos un ferrocarril que una municipios", subrayó Estradé.

El GIF, en un intento de romper la unidad de acción de estos alcaldes, ha decidido convocarlos individualmente a una reunión que se celebrará en Barcelona para tratar de cuestiones técnicas.Para el próximo martes han sido citados los alcaldes de las poblaciones de L'Albi, Vinaixa, Tarrés y Vimbodí, pero éstos ya han expresado su negativa a comparecer, por considerar la citación del ministerio un menosprecio hacia ellos.

Los alcaldes reclaman que sean los técnicos del GIF los que se desplacen a cada municipio para discutir con los arquitectos municipales y sobre el terreno los problemas. "No tenemos prisa, es a Fomento al que le interesa adelantar la obra", señalan.

Los alcaldes que firmaron el Manifiesto de Poblet -un documento que defiende el equilibrio de la Cataluña rural- solicitaron hace siete meses una reunión con algún representante del MInisterio de Fomento, pero hasta la fecha no han recibido ninguna respuesta, lo cual ha sido considerado una falta de respeto y una muestra de prepotencia.

El Ayuntamiento de Lleida también está molesto con Fomento porque no ha contestado a su petición de que se soterre la línea férrea a su paso por el centro de la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de octubre de 2000

Más información

  • Los ayuntamientos presentarán recursos judiciales para impedir los trabajos