El juez ordena que el parricida de Móstoles ingrese en prisión

El juez ordenó ayer el ingreso en prisión incondicional para Antonio Pámpano Carpallo, vecino de Móstoles, de 36 años, que mató el pasado miércoles a puñaladas a su esposa, Pilar Villarrubio Jiménez, de 33, delante de su hija de cinco, según fuentes policiales. El presunto homicida se desvaneció ayer en los juzgados de Móstoles cuando comenzaba a declarar en el Juzgado de Instrucción número seis. El supuesto agresor fue atendido por miembros de Cruz Roja. "Los enfermeros le tomaron la tensión y le hicieron la prueba de la glucemia para saber su nivel de azúcar, mientras el detenido, muy nervioso, gritaba que le pegasen un tiro", señalaron fuentes de la institución.

La abogada de oficio del presunto autor de los hechos, ocurridos el pasado miércoles en su domicilio de la calle del Pintor Velázquez, no quiso hacer declaraciones, según Efe, aunque indicó que su defendido estaba en estado de shock, circunstancia que horas antes le impidió declarar en la comisaría de policía.

Según la investigación, Antonio mató a su mujer porque ésta tenía intención de dejarle. El hombre asestó a Pilar decenas de puñaladas, según la autopsia. La pareja, que se casó hace diez años, ya estuvo separada unos once meses al poco tiempo de contraer matrimonio. La mujer, que hoy cumplía 34 años, fue ayer enterrada, en el día de su santo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS