El Gobierno de Panamá estudia otorgar a Montesinos un visado de turista

áLa posición del Gobierno de Panamá frente a la presencia en el país de Vladimiro Montesinos, el ex jefe de los servicios de inteligencia peruanos (SIN), dio ayer un nuevo giro por el rechazo de gran parte de la sociedad panameña y de la oposición peruana a la decisión de otorgar asilo territorial en Panamá a Montesinos. A pesar de que la presidenta Mireya Moscoso había decidido conceder asilo a Montesinos, ahora el Gobierno evalúa otorgarle sólo un visado de turista (que le permitiría permanecer en el país 30 días).

Las presiones de sentidos contrarios arrecian y cualquier cosa podría suceder en las próximas horas. Por un lado, el mismo Montesinos envió una carta, fechada el 24 de septiembre y dirigida a la presidenta, en la que solicita el asilo político. "Como es de público conocimiento, en mi país, soy víctima de una persecución eminentemente política que ha puesto en grave riesgo mi integridad física y me ha obligado a salir del Perú".Montesinos apela al "alto espíritu de comprensión humanitaria y la tradición histórica" que tiene Panamá en esta materia y promete cumplir escrupulosamente las obligaciones que le correspondan.

El canciller José Miguel Alemán se reunió con la jefa de Estado en el Palacio presidencial de Las Garzas para estudiar la petición formal. Ante la supuesta amenaza del golpe de Estado en Perú (con el que Montesinos habría amenazado de no conseguir el asilo), el secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), César Gaviria, y una docena de presidentes del hemisferio presionaron para que Panamá reconsiderara su inicial oposición a dar refugio a Montesinos. Entre ellos, se contaban Cardoso, de Brasil, y De La Rúa, de Argentina, quienes se habían negado a recibir a Montesinos en sus países.

Sin embargo, en Panamá la decisión provocó un rechazo casi unánime. "Yo sabía hasta hoy que se daba asilo a los perseguidos. Es la primera vez que veo que se le da a los perseguidores"', comentaba el ex asesor presidencial y conocida figura política Miguel Antonio Bernal. Este político convocó una manifestación de rechazo para hoy ante la basílica de Don Bosco, precisamente el lugar donde los panameños protestaron en 1979 contra la llegada del sha de Irán.

De acuerdo con Bernal, "Panamá está haciendo un flaco favor a Perú" al acoger a Montesinos. El abogado comparó la situación con la del sha, quien, según el ex coronel Roberto Día Herrera, pagó 12 millones de dólares (unos 2.300 millones de pesetas) al Gobierno panameño por quedarse en el país. Bernal se pregunta cuánto habrá desembolsado Montesinos para lograr lo mismo. "Estamos frente a un personaje que responde a intereses de la narcomafia; y con su asilo le estamos dando un aplauso a la impunidad", se lamentó.

Montesinos llegó a Panamá a las 3:00 de la mañana del domingo, después de abandonar el Perú furtivamente. Llegó acompañado por un hombre y una mujer que pertenecen a su servicio de seguridad. Los acompañantes recibieron visados de turista, mientras que su jefe entregó el pasaporte (con el número 0000186) a Migración. El ex asesor del presidente peruano Alberto Fujimori ha desencadenado una grave crisis institucional en Perú, tras hacerse público un vídeo donde Montesinos soborna a un parlamentario opositor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 25 de septiembre de 2000.

Lo más visto en...

Top 50