Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un río 'extraterrestre' y onubense

El hábitat del río Tinto, cuyas aguas rojizas fluyen desde la comarca minera onubense hasta la capital por un caudal de 90 kilómetros, podría albergar las respuestas de lo que pudo ser la vida en el planeta Marte. La Agencia Espacial Norteamericana (NASA) desvía desde hace meses su mirada hasta la provincia más occidental de Andalucía, en una investigación marciana sin precedentes.Los expertos defienden, tras diversos estudios, que este río onubense, uno de los más contaminados por el efecto de metales pesados, alberga centenares de microorganismos, bacterias, hongos, algas y protozoos, que logran desarrollarse en un ambiente hostil desde hace 500.000 años. Una situación que podría guardar similitud con lo que fueron las condiciones de vida en el planeta rojo.

Por esta razón, una veintena de expertos, nueve de ellos llegados desde EE UU, desembarcaron ayer en la localidad de Riotinto, bajo la atenta mirada de curiosos y vecinos de un pueblo con paisajes lunares, de minas a cielo abierto. Los científicos, comandados por el director del Centro de Astrobiología español (Cab), el andaluz Juan Pérez Mercader, y el microbiólogo Ricardo Amils, iniciaron la primera fase de un ambicioso proyecto, denominado P-Tinto (nombre que coincide parcialmente con el de una reciente película de humor), que pretende la construcción de un robot inteligente que será enviado a Marte.

La fabricación de ese prototipo, que concluirá en 2004 con una inversión de unos 2.000 millones de pesetas, precisa de multitud de pruebas de campo que los científicos desarrollarán en el río onubense, en el marco de otro proyecto llamado Snorkel. Los trabajos comenzaron ayer a primera hora de la tarde, bajo un sol de justicia, en la Peña de Hierro, una laguna situada en el nacimiento del río.

Allí, los científicos norteamericanos, ordenadores en mano, sumergieron una sonda teledirigida, provista de una cámara de televisión, que recogió muestras de todo tipo. "Lo que hemos tratado de hacer es intentar explorar un lugar oscuro como son las aguas ácidas del río, algo que nadie, de momento, ha podido ver. Se han medido variables de acidez, concentración de metales, temperatura, tensión de oxigeno y conductividad. En definitiva, medidas habituales", explicó Amils.

Los instrumentos diseñados para el proyecto Snorkel, que se están probando en el río Tinto, serán adaptados al aparato que viajará a la luna: "Se tratará finalmente de una máquina autónoma que aún está por diseñar. No sabemos si llevará patas o hélices, pero lo concebimos como el robot de exploración planetaria más ambicioso jamás propuesto", explicó Pérez Mercader.

Entre los científicos implicados en esta ambiciosa investigación se encuentran Lenker y Stocker, los creadores de la sonda Pathfinder, dedicada a estudiar la superficie del planeta rojo. Todos los estudios están supervisados directamente por Scott Hubbard, director del Programa Marte de la NASA .

Los científicos norteamericanos que visitaron ayer Riotinto fueron recibidos por las autoridades provinciales en el Museo Minero de la localidad, desde donde partieron hacia la zona de trabajo. Tras finalizar las primeras investigaciones, los expertos abandonaron la provincia, aunque regresarán para continuar lo que los vecinos llaman con ironía "el milagro de P-Tinto", en alusión a la divertida película que lleva este nombre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de septiembre de 2000

Más información

  • Científicos de la NASA estudian el río Tinto para buscar vida en Marte