_
_
_
_
_

Un municipio del noroeste abrirá a fin de año el primer centro de atención a cocainómanos

Vicente G. Olaya

La Comunidad contará antes de que acabe el año con el primer centro de asistencia integral a cocainómanos, con 25 plazas. Las instalaciones, cuya ubicación aún no se ha precisado aunque estará en el noroeste de la región, serán atendidas por 26 especialistas y acogerán a cocainómanos residentes en la Comunidad que no requieran atención hospitalaria especializada. El Gobierno regional aprobó también un gasto de 711 millones para la construcción de una residencia en Villaverde destinada a personas que sufren la enfermedad de Alzheimer.

Más información
Droga de fin de semana

134 muertes en 1999

Alberto Ruiz-Gallardón, presidente de la Comunidad, justificó ayer la necesidad del centro de asistencia integral de atención a los cocainómanos ante la falta de un "tratamiento sustitutivo" para esta drogadicción, algo que no ocurre, por ejemplo, con la heroína, que cuenta con la metadona. Para la cocaína, una droga que las autoridades regionales consideran "extraordinariamente peligrosa por la ausencia de rechazo social" a su consumo, el tratamiento es "sólo psicológico, y en su caso, psiquiátrico", según explicó el presidente regional. Por ello, en el futuro centro se aplicarán programas de salud, psicoterapéuticos y de capacitación laboral. El Gobierno destinará 309 millones de pesetas al nuevo centro.

Según los datos de la Agencia Antidroga, la cocaína está cada vez más presente en la crónica negra de las toxicomanías. Casi la mitad de las urgencias hospitalarias por problemas de drogadicción están relacionadas con su consumo. Pero, además, los análisis toxicológicos demuestran que 134 de los 153 muertos por sobredosis el año pasado habían consumido cocaína sola o combinada con otras sustancias. La Agencia Antidroga cree que incluso el número de fallecidos por esta causa es mayor, ya que los fallecimientos por reacción aguda al consumo de cocaína no figuran como tales en los hospitales, porque ingresan como infartados. La muerte por sobredosis de cocaína produce parada cardiaca.

El número de personas que reclaman atención por su consumo aumenta de año en año. Mientras en 1995 sólo el 6% de las personas que acudieron a los centros de atención a los drogodependientes se confesaba cocainómanas, ahora el porcentaje supera el 12%, y sigue creciendo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La creación de este nuevo centro regional ya fue anunciada el año pasado en la Asamblea de Madrid por el gerente de la Agencia Antidrogra, José Cabrera. En aquel momento, Cabrera explicó que las instalaciones se levantarían a las afueras de la capital y que se asemejarían a las existentes en la ciudad norteamericana de Los Ángeles.

José Ramón Martín, vocal de la Unión Española de Asociaciones y Entidades de Atención al Drogadicto, indicó que veía con buenos ojos la apertura del centro, "porque ahora no hay ningún dispositivo especial de atención para los cocainómanos, ya que la mayor parte de los centros para drogodependientes están dirigidos a los heroinómanos". "Sabemos", añadió, "que los adictos a la cocaína suelen ser bastante reacios a juntarse con los heroinómanos".

El Consejo de Gobierno celebrado ayer aprobó también la construcción en Villaverde Bajo de una residencia para personas mayores afectadas por la enfermedad de Alzheimer, a la que se destinarán 771 millones de pesetas. La consejera de Servicios Sociales de la Comunidad de Madrid, Pilar Martínez, firmó además un acuerdo con los representantes de las 12 asociaciones que se ocupan de la enfermedad en Madrid para la constitución de la denominada Mesa de Trabajo Alzheimer-Madrid, según Europa Press.

La mesa de trabajo estará constituida por representantes de las distintas asociaciones de familiares de enfermos de Alzheimer y de la Dirección General del Mayor. Entre los principales objetivos de esta iniciativa están, además de mantener informada a la población sobre las características de la enfermedad, la elaboración de un censo de enfermos, el desarrollo de líneas de investigación en busca de tratamientos que mejoren su calidad de vida, el diseño de nuevos programas de apoyo a las familias y la evaluación periódica de los mismos.

En el manifiesto de constitución de la mesa, los representantes de la Comunidad de Madrid y de las asociaciones explicaron que un 10% de los ancianos padece esta enfermedad.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Vicente G. Olaya
Redactor de EL PAÍS especializado en Arqueología, Patrimonio Cultural e Historia. Ha desarrollado su carrera profesional en Antena 3, RNE, Cadena SER, Onda Madrid y EL PAÍS. Es licenciado en Periodismo por la Universidad CEU-San Pablo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_