Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los tres 'sabios' recomiendan poner fin a las sanciones de los países europeos contra Austria

El informe de los tres expertos encargados de analizar el comportamiento del Gobierno de derecha austriaco y la naturaleza del Partido Liberal Austriaco (FPÖ), del populista de derecha Jörg Haider, preconiza la conveniencia de poner término a las medidas adoptadas contra Austria por los otros 14 países de la Unión Europea (UE). Los tres sabios presentan hoy en París al presidente francés, Jacques Chirac, sus conclusiones: mantener las medidas contra Austria sería contraproducente. Al mismo tiempo, los expertos definen al FPÖ como "partido populista de derechas con elementos radicales".

Refugiados y emigrantes

Los tres sabios, el ex presidente de Finlandia Martti Ahtisaari, el director del Instituto Max Planck de Derecho Público de Heidelberg (Alemania) Jochen Frowein y el ex ministro de Asuntos Exteriores español Marcelino Oreja, recibieron, el pasado 12 de julio, del presidente del Tribunal Europeo de Derechos Humanos el encargo de someter a examen al nuevo Gobierno austriaco y analizar "la evolución de la naturaleza política del FPÖ", el partido populista de derecha de Jörg Haider.Desde que el pasado 4 de febrero tomó posesión el nuevo Gobierno, que supuso la llegada al poder del partido derechista FPÖ, Austria vive sometida a una especie de cuarentena por los restantes 14 países de la UE. Las medidas o sanciones de los Catorce contra Austria abarcan desde negarse a salir en las fotos de familia de la UE con los reprentantes austriacos hasta reducir al mínimo los contactos. La réplica de Austria ha sido clamar contra unas medidas adoptadas por sus socios de la UE sin haber tenido ocasión de argumentar en defensa propia. Además, el Gobierno austriaco ha prometido para el próximo otoño un referéndum sobre Europa, que demostraría el clamor popular contra las sanciones. De forma casi subliminal, políticos austriacos insinúan que se podrían bloquear las decisiones de la UE con su veto, si no se levantan las sanciones.

Para salir del atolladero, se recurrió al dictamen de los tres sabios, que esta tarde presentan en París a Chirac, actual presidente de la UE. Tras un amplio programa de entrevistas en Viena y Heidelberg, con 56 representantes políticos y de la sociedad civil austriaca, los tres sabios llegan a una conclusión clara: mantener las medidas tendría un efecto bumerán. Según el informe, "en caso de mantenerse las medidas adoptadas por los 14 Estados miembros el efecto sería contraproducente. Las medidas han generado ya en Austria sentimientos nacionalistas, sobre todo porque en algunos casos se han interpretado erróneamente como sanciones dirigidas contra los ciudadanos austriacos". El dictamen da una buena nota al Gobierno de Austria: "Cumple con los valores europeos comunes. El respeto del Gobierno austriaco, en particular respecto a los derechos de las minorías, de los refugiados y de los inmigrantes no es inferior al de otros Estados miembros de la UE".

Según los sabios, la situación jurídica sobre minorías, refugiados e inmigrantes "es equiparable a los niveles aplicados en otros Estados miembros de la UE. En algunas áreas, particularmente en lo que se refiere a los derechos de las minorías nacionales, los niveles austriacos pueden considerarse como superiores a los que se aplican en muchos otros países de la UE".Señalan los sabios algunos problemas relacionados con los refugiados que solicitan asilo político. A dos tercios de ellos se les niegan las ayudas sociales estatales y quedan a expensas del apoyo de organizaciones no gubernamentales (ONG). Además, los solicitantes de asilo permanecen detenidos largo tiempo. La organización de la ONU para los refugiados (ACNUR) critica "el número excesivamente alto de menores de edad que se hallan detenidos". No obstante, los sabios concluyen: "La situación legal para los solicitantes de asilo es similar a la de otros países de la UE" y "el Gobierno actual continúa la política tradicional de Austria hacia los refugiados".

Sobre los trabajadores emigrantes los sabios afirman: "La política del Gobierno austriaco muestra un compromiso con los valores europeos comunes".

Constata el dictamen: "La violencia contra extranjeros ha sido menos frecuente en Austria que en muchos otros países de la UE. Ha habido algunos incidentes graves, pero no ha habido oleadas de violencia como en otros países de la UE".

Los sabios llegan a la conclusión: "El actual Gobierno austriaco está comprometido a continuar la lucha contra el racismo, el antisemitismo, la discriminación y la xenofobia". Llaman la atención los tres sabios sobre "lo que puede describirse como lenguaje ambiguo utilizado repetidamente por algunos representantes del FPÖ". No obstante, queda claro que el Tribunal Constitucional no ha encontrado nunca razones para su prohibición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de septiembre de 2000

Más información

  • El grupo de Haider, definido como "un partido populista de derechas con elementos radicales"