Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero centra en las dificultades económicas su primer cuerpo a cuerpo con Aznar

El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, ha comunicado a su grupo parlamentario que sólo concibe la tarea de oposición como servicio "útil" a los ciudadanos, de ahí la selección que ha realizado de los asuntos que llevará al pleno del Congreso la próxima semana. Él se ha reservado una pregunta a José María Aznar sobre las medidas que piensa tomar para frenar la subida de los carburantes o rebajar su precio. De la respuesta del presidente inferirá si el Ejecutivo del PP sabe gobernar cuando empiezan los problemas económicos o sólo navega en aguas tranquilas.

Todos los asuntos que estos días preocupan a los ciudadanos serán llevados al Congreso y al Senado por los socialistas en el primer pleno de este curso político. Desde la permanencia del submarino nuclear británico averiado Tireless en Gibraltar hasta el fallecimiento de una niña marroquí en un hospital de Melilla tras tres horas sin ser atendida.Estas consideraciones sobre la utilidad de la oposición y los retos económicos que afronta ahora el Gobierno han sido realizadas por personas del entorno del secretario general del PSOE que ayer dieron la última redacción a las preguntas e iniciativas con las que el nuevo equipo dirigente del PSOE se estrenará la próxima semana coincidiendo con el nuevo curso parlamentario. Estos interlocutores informan de que el propio Zapatero formulará la primera pregunta dirigida al jefe del Ejecutivo y que será relativa al precio de los carburantes.

El líder del PSOE ha considerado que su obligación es estar pegado a los problemas de los ciudadanos y que "el incremento desmesurado de los precios de los carburantes" es un asunto de primera magnitud que afecta a sectores muy amplios de la sociedad. Los socialistas querrían escuchar del Gobierno algunos anuncios como la rebaja del impuesto de hidrocarburos y la del IVA, entre otros.

La respuesta del jefe del Ejecutivo dará a Zapatero la oportunidad de manifestar lo que en sus reuniones internas se plantea sobre si este Gobierno "es capaz de gobernar en un contexto de dificultades o sólo es capaz de desenvolverse en un contexto de bonanza económica en la que las cosas casi marchan solas", dijeron ayer asesores de Rodríguez Zapatero.

Contra la inflación

A partir de ahora se escuchará la petición insistente de los socialistas al Ejecutivo del PP para que "tome medidas", ya sea por el precio de los carburantes, por la inflación, por la telefonía o por el mal funcionamiento de los servicios públicos. En esta primera semana los socialistas han decidido que el precio de los carburantes tiene que ser un punto de debate estelar, por lo que no se limitarán a la pregunta política de Zapatero en la sesión de control del miércoles. El día anterior, la diputada Arantxa Mendizábal defenderá una proposición no de ley en la que propondrá al Gobierno que adopte "un plan de medidas en el sector del transporte para conseguir una bajada inmediata del precio de los carburantes". Cuando Zapatero termine su pregunta y el tiempo de ese trámite, volverá a la carga el responsable de Economía del PSOE, Jordi Sevilla, con una interpelación al vicepresidente económico, Rodrigo Rato, sobre el mismo asunto. Antes, este diputado habrá preguntado al Gobierno sobre "la pérdida de poder adquisitivo de los ciudadanos" por la inflación.

Los temas susceptibles de aclaración o crítica que el PSOE ha seleccionado tienen que ver con problemas que se han acumulado durante el verano, con la excepción del terrorismo que, de momento, queda al margen de la controversia pública.

En el Senado el portavoz socialista, Juan José Laborda, ha considerado que el ministro de Defensa, Federico Trillo, tiene que dar una explicación sobre la presencia del submarino nuclear Tireless en la base naval de Gibraltar y su eventual reparación en esa zona con la creciente preocupación sobre los problemas de seguridad que puede originar.

También en la Cámara alta se hablará de los precios de la telefonía y en el Congreso, su portavoz, Jesús Caldera, ya con intención crítica directa, preguntará al Gobierno sobre las medidas que va a adoptar para que "los españoles recuperen el valor real de las licencias de la telefonía móvil". Las cuatro concedidas en España antes de las elecciones reportaron al Estado 86.000 millones de pesetas frente a los 8,4 billones que ingresará Alemania por las seis que ha subastado o los 6,5 billones que se pagarán por las cinco del Reino Unido.

Aunque la economía va a primar en la sesión de control, los socialistas se interesarán por los planes de la ministra de Educación, Pilar del Castillo, para "reforzar" la enseñanza de las Humanidades, a preguntas de la socialista Amparo Valcarce.

Su compañera Matilde Valentín preguntará al Gobierno su versión sobre lo ocurrido el 27 de agosto en el hospital comarcal de Melilla, en el que falleció una niña de tres meses tras permanecer su madre tres horas a la espera de que la atendieran en el servicio de urgencias, según la versión de la familia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de septiembre de 2000

Más información

  • El PSOE comienza su ofensiva parlamentaria con preguntas sobre carburantes, inflación y sanidad