Premià y Vilassar se niegan a ceder arena a Sitges

El proyecto del Ministerio de Medio Ambiente de regenerar la playa de Sitges (Garraf) con arena procedente de Vilassar de Mar y Premià de Mar (Maresme) ha soliviantado a estos dos municipios. Sus alcaldes rechazaron ayer el proyecto y recordaron que a ellos, el ministerio siempre les ha denegado la regeneración de sus playas alegando que no hay de dónde extraer arena. El proyecto está en fase inicial y prevé la extracción de 500.000 metros cúbicos de arena del fondo marino procedente de un banco situado entre 600 y 1.200 metros de la costa. Los alcaldes lametaron haber tenido conocimiento de un proyecto que les afecta "tan negativamente" a través de la cofradía de pescadores y de la entidad ecologista Depana. "Es una paradoja que se plantee la extracción de arena en una zona en la que las playas están en clara regresión", afirmó Pere Almera, alcalde de Vilassar de Mar.

La alcaldesa de Premià, María Jesús Fanego, añadió que si la medida se lleva a cabo "nuestras playas tienen los días contados" puesto que la extracción de arena aumentaría la dinámica regresiva de estas playas. El ministerio, en cambio, considera "nulo o no significativo" el impacto que podría tener para la zona la extracción de esta gran cantidad de arena.

El mar, a través de las corrientes marinas, desplaza la arena depositada en las playas de esta zona del Maresme. Por esta razón, desde hace varios años los ayuntamientos costeros reclaman que se regeneren sus playas y se adopten medidas para consolidarlas.

Aparte de afectar los sedimentos marinos, la medida podría repercutir de forma negativa en el sector pesquero. Según anunció el Patrón Mayor de la Cofradía de Pescadores "Virgen del Carmen" de Montgat, el Masnou y Premià, José Hernández, la entidad realizó a finales de agosto un informe desfavorable al proyecto porque "aún no nos hemos recuperado de la última vez en que se extrajo arena para una regeneración, que fue en 1991". Hernández añadió que las extracciones anteriores habían mermado el potencial pesquero. Los daños en el fondo marino y la vegetación habían afectado a la repoblación natural de la fauna marina.

La entidad ecologista Depana también ha emitido un informe desfavorable.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 05 de septiembre de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50