Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CINE - EL CICLO DE LOS MONTY PYTHON, EL MÁS VISTO

16.000 espectadores superan las expectativas de la Filmoteca d'Estiu

La novedosa iniciativa de abrir las puertas durante el mes de agosto y trasladar las proyecciones de la Filmoteca de la Generalitat al aire libre del viejo cauce del Turia ha cosechado un rotundo éxito, a tenor de la respuesta del público. Más de 16.000 espectadores han acudido a los jardines ubicados a los pies del Palau de la Música de Valencia desde el 1 al 29 de agosto para ver cine en versión original. La Filmoteca d'Estiu, que concluye el 10 de septiembre, ha superado las expectativas.

Con una programación heterogénea con el denominador común de las proyecciones en la lengua original, las películas del ciclo dedicado al grupo inglés Monty Python han sido las preferidas por el público. En particular, sus dos filmes más populares, La vida de Brian y Los caballeros de la mesa cuadrada, han llenado la terraza de verano -de larga de tradición en la ciudad de Valencia- con un público que ha encontrado en la Filmoteca -hasta ahora siempre cerrada por vacaciones- una nueva y sugestiva oferta estival al accesible precio de 300 pesetas.El director del Institut Valencià de Cinematografia, del que forma parte la Filmoteca, José Luis Rado, destaca la buena afluencia de público y el buen funcionamiento de importantes películas de la historia del cine que, apesar de haber sido proyectadas por televisión en numerosas ocasiones, mantienen despierto el interés. "Es el caso de Paseo por el amor y la muerte, de John Huston, o La Huella, de Joseph Mankiewicz, lo que demuestra que el público quiere ver en pantalla de cine y en versión original grandes películas", apunta.

Un público heterogéneo formado fundamentalmente por "espectadores habituales de la Filmoteca", explica el responsable de la programación, José Antonio Hurtado. Recientes estrenos como Eyes wide shut, El dilema, Alta fidelidad o El sexto sentido, siempre en versión original, completan la programación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de septiembre de 2000