Ocho candidatos aspiran en Italia a pujar por las cinco licencias de móvil

Dos candidaturas de última hora elevaron ayer a ocho el número de grupos empresariales que aspiran a una de las cinco licencias de móviles de tercera generación que el Gobierno italiano concederá entre finales de noviembre y principios de diciembre. A última hora de ayer, límite para presentar la solicitud de admisión al concurso, se recibieron en la sede del departamento italiano que se ocupa de las comunicaciones, dos peticiones más de las anunciadas, la de Ati (Tu Utilities e Ies) y la del consorcio Anthill.Los restantes seis aspirantes a las cinco licencias son los cuatro operadores italianos de telefonía móvil -Telecom Italia Móvil; Omnitel,Wind y Blu- y los consorcios Andala e Ipse 2000.

Andala está integrado por Hutchinson Whampoa (51%), Tiscali (25%), Cir (15%) San Paolo-Imi (10%), HDP-RCS (8%), Pino Venture (2%) y Gemina y Rothschild Italia conel 1%.

Ipse 2000 por su parte, está constituido por Telefónica Móviles (30%), la finlandesa Sonera (19%), Atlanet (Acea, Fiat-Ifil y Telefónica Data) con otro 19%, Banca di Roma con el mismo porcentaje, Grupo Moratti (7'5%), Xera (5'5%) y E. Planet (0,5%).

Fuera de juego queda, al menos de momento, la alemana Deutsche Telekom, que había confirmado ya su ausencia, mientras la holandesa KPN estudia la posibilidad de sumarse más tarde a uno de los consorcios, probablemente Andala.

Los técnicos gubernamentales comunicarán el 2 de septiembre a los ocho aspirantes si han sido aceptados o no como contendientes. En caso afirmativo, tendrán que presentar los planes técnicos y comerciales de desarrollo de los nuevos servicios de móviles el 11 de septiembre.

Los expertos analizarán después la viabilidad de estas propuestas, que deberán superar este segundo examen para pasar a la fase siguiente, la de la subasta propiamente dicha, que se iniciará en octubre, a partir de una cifra global de 1,7 billones de pesetas.

Todas las miradas están puestas en los cuatro consorcios formados al hilo de esta gran subasta: Andala, Ipse 2000, Ati y Anthill, y especialmente en los dos primeros, que tendrán que pujar para obtener la quinta licencia. Los observadores creen que los cuatro operadores italianos de móviles están "obligados" a conseguir una licencia cada uno ya que, en caso contrario, tendrían que retirarse del negocio de la telefonía móvil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 24 de agosto de 2000.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50