Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OFENSIVA DE ETA

La oposición pacta expulsar a EH de la alcaldía de Berriozar por su negativa a condenar a ETA

Euskal Herritarrok (EH) perderá el próximo mes de septiembre la alcaldía de Berriozar, la localidad navarra en la que residía la última víctima de ETA, el subteniente de Infantería Francisco Casanova, y en la que la marca electoral de HB gobernaba en minoría. Los restantes partidos que forman la corporación -los socialistas, IU y CDN- pactaron ayer una moción de censura contra el regidor, José Manuel Goldaracena, por la negativa de EH a condenar el asesinato de su convecino durante el pleno municipal celebrado el pasado miércoles, pocas horas después del crimen.

Las tres formaciones firmantes de la moción de censura han acordado que el sustituto de José Manuel Goldaracena será el cabeza de lista del PSN-PSOE en las pasadas elecciones municipales, Benito Ríos, y que el pleno correspondiente se celebre el 4 de septiembre.La corporación de Berriozar, de apenas 5.500 habitantes y colindante con Pamplona, está formada por cuatro ediles de EH, otros tantos del PSN, dos de IU, dos de CDN y uno de la candidatura local Acción Municipal Obrera. Este último concurrió a los comicios de junio de 1999 en las listas de EH, pero abandonó el grupo de la coalición abertzale la pasada primavera tras la ruptura en toda Navarra entre la marca electoral de HB y sus socios de la agrupación Batzarre debido también a su negativa a condenar los atentados de ETA.

EH se hizo con la alcaldía tras las elecciones municipales en su condición de partido más votado, ya que las restantes formaciones no lograron entonces ponerse de acuerdo para cerrarle entre todas el paso.

El pacto logrado ahora por la oposición, que deberá transformarse en un completo programa de gobierno para los tres próximos años, fue alcanzado ayer en una reunión conjunta celebrada en la sede socialista de Pamplona y en la que participaron las ejecutivas regionales de los tres partidos, así como sus ediles en el consistorio.

Ríos aseguró al término de esta reunión que el acuerdo es "fruto de una exigencia vecinal". El concejal socialista añadió que asumirá la alcaldía, como cabeza de lista del segundo partido más votado, "con ilusión y ganas de trabajar". Asimismo, indicó: "Los vecinos están hartos de tanta violencia y nos han dicho a gritos que así no se puede seguir. Todos los proyectos políticos son defendibles, pero sin conculcar el derecho a la vida".

En el pleno municipal del pasado miércoles, en el que la oposición sacó adelante una moción de condena del asesinato con la abstención de EH, grupos de vecinos, indignados, acusaron a la coalición abertzale de ser corresponsable de los crímenes y exigieron la dimisión del alcalde.

En la reunión de ayer se acordó también que el Ayuntamiento pasará a tener tres tenencias de alcaldía, que se repartirán entre los tres partidos firmantes de la moción de censura. A los ediles de EH se les apartará de cualquier responsabilidad de gobierno mientras no condenen expresamente los atentados de la banda armada. Los firmantes precisaron que si este hecho, ahora improbable, se produjese se invitaría a la formación independentista a sumarse a la comisión de gobierno.

Esta situación cambiará totalmente la actuación manicipal desde las elecciones. Todos los grupos habían aceptado el ofrecimiento del regidor de EH para integrarse en la comisión de gobierno, en la que han trabajado conjuntamente desde entonces sacando adelante de forma unánime la mayoría de los acuerdos.

Juan José Lizarbe, secretario general del PSN-PSOE, destacó que esta rápida reacción ha sido "un ejemplo de la necesaria unidad de los demócratas". Lizarbe explicó que la postura de EH tras el asesinato del militar "es una causa más que suficiente para remover la alcaldía".

Juan Cruz Alli, presidente de CDN, recordó la experiencia que tienen los grupos firmantes del acuerdo en la formación de Gobiernos tripartitos en el Ejecutivo foral y en el Ayuntamiento de Pamplona durante la pasada legislatura y apostó por "sentar las bases para formar un Gobierno de gestión, de eficacia, que no genere tensiones políticas ajenas a la vida local".

El portavoz de IU, Ion Erro, explicó que su formación entiende que el acuerdo significa "estar a la altura de las circunstancias" y que se trata de la mejor forma de "defender la democracia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de agosto de 2000

Más información

  • Un edil socialista será en septiembre el regidor del pueblo en el que vivía el militar asesinado