Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:SAN FERMINES 2000

Preguntas, muchas preguntas

Atención, pregunta: ¿Por qué la prensa local abría ayer con titulares a cuatro o cinco columnas sobre los dos heridos que habían dejado los astados de Núñez y no sobre los diez heridos de distinta consideración habidos en la cornada de ETA? Respuesta: A) Porque las fiestas no sólo son sagradas, sino que son un elemento sustantivo en la consagración de nuestras identidad. En tanto que sagradas, debemos santificarlas, están por encima de la política y no ha lugar a otro titular que las cornadas rituales del encierro. B) Porque los sanfermines venden más periódicos que ETA. C) Por lo uno y por lo otro. (Táchese lo que no proceda, de no proceder algo).Más preguntas: ¿por qué se mantiene en el umbral del siglo XXI un acto como el encierro de Pamplona, con su peligro de víctimas y su rastro ordinario de sangre? Respuesta: A) Porque, como dijo Zaratrusta, los hombres son seres crueles que se divierten con tragedias, corridas de toros y crucifixiones. B) Porque los hombres son seres religiosos, necesitados de tradiciones eternas a las que entregar en sacrificio su debido tributo de sangre. C) Porque soñar los encierros del siglo XXI pasa por inventar la pureza sacrificial de los del siglo VIII, cuando faltaba un milenio para que existieran. D) Porque habiendo abandonado la ciudad más de la mitad de la población originaria y acudiendo a la misma cerca de un millón de foráneos que dejarán a la hostelería unos 8.000 millones de beneficio, los sanfermines son un mito turístico de la cultura postindustrial en las sociedades desarrolladas. (Elíjanse las respuestas que procedan o escríbanse otras).

Y la última: ¿Santificaban las fiestas los borrokalaris que colocaron sendos artefactos explosivos en Pamplona? A) Sí, porque la subversión en fiestas es celebrar doblemente la fiesta, se entiende que nacional. B) No, porque las fiestas suponen de por sí una afirmación de lo más nuestro, lo que ya es bastante explosivo. C) Ni lo uno ni lo otro, y sí todo lo contrario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de julio de 2000