Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alonso resalta el cambio "sin sobresaltos" del primer año de gestión de PP en Vitoria

El alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso, quiso subrayar ayer la ausencia de sobresaltos y la "normalidad" que ha supuesto la llegada del PP al gobierno municipal de la capital alavesa, después de dos décadas de gestión nacionalista liderada por José Ángel Cuerda. A un año de su toma de posesión, Alonso realizó un balance positivo de la actuación del equipo de gobierno en minoría que forma su partido y Unidad Alavesa, aunque destacó la "importante colaboración" externa del PSE para sacar adelante los presupuestos municipales

Por el contrario, el alcalde puso de manifiesto las "sombras" que presiden una futura relación del equipo municipal con el PNV y EA, por entender que sus concejales hacen "seguidismo" de las posturas de EH en el consistorio. "Queríamos que fuera el año del cambio tranquilo, sereno y sin sobresaltos, y así ha sido", indicó Alonso. A su juicio, los doce meses de gobierno no nacionalista han estado presididos por la normalidad, ausencia de crispación, la "confianza propia" y la colaboración con otras instituciones.En este periodo las dos principales formaciones de la oposición han tenido un papel muy diferenciado. El acuerdo de gobernabilidad sellado con el PSE ha permitido que proyectos como los presupuestos, las ordenanzas fiscales o el plan de vivienda hayan podido salir adelante, en un marco de "lealtad" mutua, según Alonso. En el lado contrario, el alcalde vitoriano situó como referencia el fin de la tregua y la postura del PNV tras el asesinato de Fernando Buesa para valorar el comportamiento de los nacionalistas en el Ayuntamiento. "Han tenido un seguidismo con respecto a los concejales de EH, lo que introduce sombras sobre la posibilidad de lograr consensos en el futuro", señaló. Cree que al grupo PNV-EA le esta costando encontrar su sitio en la oposición y que mantiene una actitud "autista" que no redunda en la creación de un marco de colaboración. Su socio de gobierno y portavoz de UA, José Antonio Pizarro, subrayó por su parte que los nacionalistas se encuentran "presos del discurso de su propio partido".

Situación "heredada"

En el ámbito de la gestión, Alonso resaltó el plan de choque previsto por su equipo de gobierno para abordar el problema de la vivienda durante este año y el próximo, y aludió a la situación de "colapso" que existe en el mercado inmobiliario, heredada de la legislatura anterior. El primer edil considera que durante este año se ha conseguido un acercamiento a los vitorianos tras la aprobación del reglamento de participación ciudadana. Además de la inmediata aprobación del presupuesto de este ejercicio, el mandatario local resaltó como asuntos pendientes la necesidad de sentar las bases para un pacto local autonómico que posibilite "la descentralización, desde el ámbito de las comunidades autónomas hacia los ayuntamientos". El Plan General y la firma del convenio laboral del Ayuntamiento, "en el que se camina hacia las 35 horas", son objetivos que deben concluirse antes de finalizar el año.Por su parte, el grupo municipal del PP en Bilbao hizo ayer balance del primer año de mandato del actual equipo de gobierno (PNV-EA, con el apoyo de ICV, el partido del ex alcalde José María Gorordo) y le puso un suspenso. El portavoz popular, Antonio Basagoiti, acusó al equipo encabezado por el peneuvista Iñaki Azkuna de la "parálisis en la gestión municipal".

Basagoiti sostiene, en una nota emitida ayer, que "sólo la iniciativa de la oposición ha sido capaz de mantener la actividad política". A su juicio, el consistorio está sumido en el "desgobierno". Recordó también Basagoiti que el Ayuntamiento sigue "funcionando con una prórroga presupuestaria ante la incapacidad" del equipo municipal " para presentar un proyecto". El concejal de Hacienda, Iñaki Etxebarria, señaló en el último pleno que tiene un proyecto de presupuestos pero que sólo lo presentará cuando tenga garantías de que recibirá el apoyo necesario. Por ahora, le faltan cuatro votos para sacarlo adelante.

La oposición considera que Alonso se dedica más al Congreso que a la alcaldía

Desde las filas del grupo PNV-EA el balance del primer año de Alonso al frente de la corporación de Vitoria es menos optimista. Además de considerar decepcionante la actuación del equipo de gobierno y subrayar "la paralización y el retroceso" que se detecta en diferentes áreas, ponen de manifiesto su rechazo a la ocupación de dos cargos por parte del mandatario popular. "Es más diputado que alcalde, y no vale esconderse detrás del parapeto de la política general, como hace él", destaca María Jesús Aguirre, portavoz nacionalista. Detalla el retraso que se produce en asuntos relevantes como el convenio sobre los terrenos de Salburua y Zabalgana, el Plan General, aún en fase de debate, el parque medioambiental de Araca o el proyecto de soterramiento del ferrocarril. Los socialistas, a través de su responsable municipal Jesús Loza, coinciden en la necesidad de contar con un alcalde "a tiempo completo", en referencia a su presencia habitual en el Congreso de Madrid. Sin embargo, valoran la estabilidad que se ha derivado del pacto de gobernabilidad suscrito entre el PP y el PSE, que se ha traducido en acuerdos fundamentales, y la "absoluta normalidad" con la que la ciudadanía ha vivido el cambio de gestores municipales. "Esto demuestra que en este país se puede gobernar sin que esté el PNV", concluye Loza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de julio de 2000

Más información