El fiscal Mena denuncia las expulsiones racistas en el Maremàgnum

La fiscalía ha presentado en los juzgados de Barcelona una denuncia en la que expone que en los últimos meses se han producido expulsiones de ciudadanos de origen extranjero por motivos supuestamente racistas en diversos locales del complejo Maremàgnum. La denuncia ha sido redactada por el fiscal jefe de Cataluña, José María Mena, y es la conclusión de las investigaciones que durante varios meses ha realizado la Guardia Civil en funciones de policía judicial.La organización SOS Racismo acudió a finales del pasado mes de febrero a la fiscalía para describir por escrito ocho casos concretos, especificando con todo detalle cómo se habían producido las expulsiones, en qué circunstancias y quiénes las habían efectuado. El origen de las expulsiones siempre fue el aspecto externo de esos ciudadanos.

La denuncia de SOS Racismo incluía un testigo de cargo, el vigilante de un local, quien explicó ante la fiscalía que se le dieron instrucciones para que no dejara pasar al local"ni a negros, ni a moros ni a gitanos".PASA A LA PÁGINA 7

SOS Racismo aplaude la denuncia de la fiscalía y confía en que sirva para atajar actitudes xenófobas

VIENE DE LA PÁGINA 1 La organización SOS Racismo expresó ayer su satisfacción por la denuncia de la fiscalía y su confianza en que el caso sirva para atajar los comportamientos y las actitudes xenófobas que en los últimos meses se están produciendo en algunos locales de Barcelona. Jordi Galdeano, abogado de SOS Racismo, explicó que la denuncia redactada por el fiscal Mena es la primera de estas características que se presenta en Cataluña al amparo del artículo 512 del Código Penal, en el que se castiga con penas de uno a cuatro años a "los que en el ejercicio de sus actividades profesionales o empresariales denegaren a una persona una prestación a la que tenga derecho por razón de su ideología, religión o creencias, su pertenencia a una etnia, raza o nación".

SOS Racismo tiene intención de presentarse en el caso ejerciendo la acción popular. Ahora el juzgado de instrucción de Barcelona al que corresponda la causa deberá pronunciarse sobre la admisión a trámite de la denuncia; posteriormente, si procede, citará a declarar a los propietarios y a los jefes de sala de los locales en los que supuestamente se produjeron los hechos denunciados.

Estos locales son el Nayandey, el Fiesta, el Tropicana y el Caipirinha, del Maremàgnum. Sus propietarios han negado ante la fiscalía que se hayan dado expulsiones racistas en esos establecimientos y han asegurado que están amparados por la ley, que permite una interpretación restrictiva del derecho de admisión.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS