Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SUCESOS

Condena de 50 millones a un grupo de animación por quemar a una niña

Un grupo catalán de teatro de animación se ha declarado en quiebra después de que la Audiencia de Valencia lo haya condenado como responsable civil subsidiario a indemnizar a una niña de Meliana (L'Horta Nord), que sufrió quemaduras en el 65% del cuerpo durante una actuación callejera en 1994. Un portavoz de la empresa explicó ayer que como el actor condenado se declaró insolvente deben hacer frente a 40 de los 50 millones de la indemnización que no cubre la póliza del seguro.

La empresa Gog i Magog, SCCL (Sociedad Cooperativa Catalana Limitada) presentó el pasado 29 de mayo ante el Juzgado de Primera Instancia número 3 de Manresa (Barcelona) una declaración voluntaria de quiebra alegando que no podía sufragar los 40 millones que deben indemnizar a la víctima, Noelia Villodre, que cuando se produjo el accidente tenía 12 años."Hemos intentado hacer frente a la indemnización, pero no hemos podido", lamentaba ayer un portavoz de Gog i Magog. "Queremos que el tema se solucione lo antes posible y que la chica cobre, pero la situación es muy cruel para nosotros, que hemos tenido que cerrar nuestro negocio y empezar a buscar trabajo".

La primera sentencia, dictada por el Juzgado de Instrucción número 1 de Moncada, condenaba al actor Francesc Xavier P. V. como autor de una falta de lesiones por imprudencia a indemnizar con 33 millones de pesetas a Noelia.

Este actor roció a la niña de forma accidental con un aparato de fumigación que lanzaba queroseno durante la representación del 14 de septiembre de 1994 en la plaza mayor de Meliana. Luego, la chispa de una bengala convirtió a la pequeña en una antorcha humana y sus hermanos, Raúl y Sergio, se quemaron al auxiliarla. Este juzgado también declaraba responsables civiles subsidiarios a Gog i Magog, el Ayuntamiento de Meliana y a los clavarios que organizaban el festejo.

El actor recurrió la sentencia, pero la Sección Cuarta de la Audiencia de Valencia volvió a condenarle, incrementó la indemnización hasta 50 millones de pesetas y excluyó de la responsabilidad civil subsidiaria al Consistorio y a los clavarios. Finalmente, el condenado se declaró insolvente y la empresa de espectáculos optó por declararse en quiebra.

La víctima sólo ha cobrado por ahora los 10 millones cubiertos por las aseguradoras y 900.000 pesetas de la subasta de los vehículos de Gog i Magog. Noelia, que ahora tiene 18 años y está a punto de iniciar estudios universitarios, estuvo 19 días en coma y tres meses en la Unidad de Cuidados Intensivos, y ha sufrido 21 intervenciones quirúrgicas. Pero sus familiares están impresionados por "el coraje con el que salido adelante" a pesar de su gravedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de julio de 2000