Boada dimite como edil en Girona y pide a Nadal que no acumule cargos

El portavoz de Iniciativa per Catalunya-Verds (IC-V) en el Parlamento catalán y único representante ecosocialista en el Ayuntamiento de Girona, Joan Boada, anunciará durante el pleno municipal de esta tarde que deja su cargo consistorial para concentrarse en la labor parlamentaria. Boada será sustituido por el número dos de la lista de IC-V, Joan Olóriz, profesor del IES de Santa Coloma de Farners y Síndic de Greuges de la Universidad de Girona.Boada explicó que dimite "por coherencia y responsabilidad", después de un año de trabajo muy intenso durante el cual su formación política ha llegado a la conclusión de que un relevo de funciones beneficia al partido. El diputado expresó también su voluntad de no continuar ejerciendo dos cargos de responsabilidad.

Refiriéndose al alcalde de la ciudad, el socialista Joaquim Nadal, quien, al igual que Boada, ejerce también de portavoz de su grupo político en el Parlament, el edil dimisionario opinó que la salud democrática aconseja no acumular los cargos. "Después de 20 años en el poder, creo que acaba teniéndose una visión distorsionada de la ciudad", dijo el dirigente ecosocialista. Y remachó: "Girona está patrimonializada por el señor Nadal".

Boada explicó que no tiene muy claro que su renuncia pueda servir de ejemplo para acelerar el abandono de la alcaldía por Joaquim Nadal. El dirigente de Iniciativa explicó que una de las asignaturas pendientes de su tarea municipal es no haber conseguido pactar una ordenanza municipal para obligar a todos los edificios nuevos a instalar fuentes de energía solar. También explicó que una de las prioridades debe ser resolver la escasez de vivienda social en la ciudad.

Diferencias

IC-V ha sido el grupo que se ha mostrado más beligerante con el equipo de gobierno socialista desde que Boada accedió al Ayuntamiento, hace un año. El político de IC-V aseguró que su sustituto, Joan Olóriz, continuará su misma línea, aunque no por ello renunciará al intento de fraguar nuevos acuerdos progresistas duraderos, tal como se llevaron a cabo en la anterior legislatura.

"Seguiremos la política de la izquierda verde, que se fija menos en las piedras y más en las personas", afirmó. Boada aseguró que no existe ningún tipo de "diferencia personal" entre él y el alcalde, aunque aseguró que "las diferencias políticas son importantes y Nadal tiene dificultades para admitirlas y discutirlas".

Boada abandona el Ayuntamiento en un momento de máxima tensión con el alcalde de la ciudad, puesto que éste decidió vetar la discusión de una moción de su grupo, centrada en la celebración del Día sin Coches, porque la consideró oportunista. El concejal dimisionario insistió ayer en el asunto y aseguró que Reglamento Orgánico Municipal (ROM) no otorga esta potestad al alcalde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 05 de junio de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50