Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlín critica los planes de Washington para construir un sistema antimisiles

El canciller federal, Gerhard Schröder, expresará las objeciones de su país a los planes norteamericanos para construir un sistema nacional de defensa antimisiles (National Missile Defense o NMD en sus siglas inglesas) al presidente Bill Clinton, durante la visita que éste realizará la semana próxima a Alemania. Así lo manifestó ayer el portavoz gubernamental, Uwe-Karsten Heye.

La posición presentada por el ministro de Exteriores, Joschka Fischer, en la reciente cumbre de la OTAN en Florencia, ya había sido previamente concertada con el canciller y con el ministro de Defensa, Rudolf Scharping. Fischer advirtió a la secretaria de Estado norteamericana, Madeleine Albright, de los riesgos que implica una decisión que afecta a todos los aliados de Washington y que puede influir negativamente en el proceso de reducción de armamentos.Clinton estará en Alemania del 1 al 3 de junio, primero para mantener conversaciones bilaterales con Schröder y recibir el premio Carlomagno, que le otorga la ciudad de Aquisgrán, y después para participar en la cumbre sobre el Gobierno Moderno en el Siglo XXI. A esta cumbre multilateral, que es la continuación de otra celebrada en 1999 en Florencia, deben asistir una docena de mandatarios, incluido el francés Lionel Jospin.

Blair, ausente por paternidad

El acontecimiento se enmarca en el desarrollo de las ideas del primer ministro británico, Tony Blair, sobre la Tercera Vía y la globalización. Pese a ser una de las figuras claves del proyecto, Blair no estará presente en la cita de Berlín, ya que, oficialmente, ha preferido dedicarse a Leo, su cuarto hijo. La cumbre había sido prevista en un principio para el mes de abril y ya entonces se aplazó porque Blair no podía asistir debido a las elecciones a la alcaldía de Londres.

Clinton aprovechará su estancia en Alemania para difundir su visión de Europa. Fuentes diplomáticas norteamericanas en Berlín manifestaron que el presidente pronunciará un discurso en el que subrayará las ventajas de una Europa próspera y en paz y apoyará la ampliación de la UE.

Sin embargo, las prioridades del Gobierno alemán para la política exterior durante el mes de junio se concentran en el proyecto NMD, un tema que la diplomacia de Berlín quiere abordar tanto con Clinton como con el presidente ruso, Vladímir Putin, que visitará Alemania a mediados de mes. En vísperas de estas dos visitas, el Gabinete ha trabajado para elaborar una postura frente al NMD. Este tema preocupa a Fischer "obsesivamente", según medios de la política exterior alemana, según los cuales el ministro de Exteriores está tratando de elaborar un amplio plan de desarme global como contramedida al NMD y, en este contexto, se inscribe la reciente visita del ministro a India.

Mientras tanto, la oposición cristiano demócrata, por boca de Karl Lamers, el portavoz de política exterior de su grupo parlamentario, ha invitado a iniciar un debate europeo sobre el NMD. Uno de los primeros impulsos para sensibilizar a la opinión pública del continente vino del BND (el servicio de contraespionaje), que ha distribuido un informe sobre los peligros que pesan sobre Europa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de mayo de 2000

Más información

  • Clinton viajará a Alemania la próxima semana